viernes, 20 de mayo de 2016

¡Usted perdió!

El fenecido Rafael Corporán de Los Santos, en sus tiempos de gloria en la televisión dominicana, puso de moda un estribillo que el coro entonaba a los concursantes en su exitoso programa Sábado de Corporán que se transmitía a través de Color Visión.
Al que se llevaba los premios les cantaban “usted ganó”, al que lo perdía todo, lo contrario.
De las dos fuerzas políticas que concentraron el voto de los dominicanos, una, se alzó con la respuesta positiva del electorado, la otra, no logró consensuar la decisión de la asamblea; La que ganó, se llevó la votación más alta para un candidato en elecciones presidenciales y que al final del conteo, deberá pasarle al segundo con alrededor de medio millón de sufragios.
 El presidente Danilo Medina se llevó en estas elecciones el honor de ser el único candidato que sobrepasa la marca del sesenta por ciento o más de los votos emitidos. También él y su organización pasan al encasillado exclusivo en la política dominicana de llegar a tener un caudal de 50 por ciento de los votos.
Y eso no queda ahí, el PLD consigue su cuarto triunfo consecutivo, lo que lo convierte en el único partido que lo logra y cuando termine, el único con 16 años sucesivos ejerciendo el poder.
Para ganar forzoso es trabajar.
Al final de la campaña, yo veía un esfuerzo innecesario del candidato presidente, no entendía por qué se esforzaba tanto, estaba claro que estaba ganado. Todas las encuestas serias no podían equivocarse, dieron los números casi exactos con los que triunfó.
Pero el presidente estaba claro que había que ganar como ganó. Porque conoce la intríngulis del opositor, es el mismo de siempre, el que nunca está de acuerdo con el conteo, el que dice que hubo fraude, que compraron votos. Que si electrónico no, que sólo manual. Ahora que se confronten uno y otro; mañana será otra cosa.
Jamás reconocerá su derrota, prefiere hacer un discurso arengando su gente, “no se sientan perdedores ni derrotados, porque habían sido ganadores del proceso electoral”, y, “lo que tenemos es una democracia secuestrada, vamos a recuperarla”. ¡Qué pantalones!
Perdiendo, pone condiciones al que ganó disque para garantizar la gobernabilidad en la República Dominicana y “exige” el reemplazo de inmediato de los miembros de la Junta Central Electoral, del Tribunal Superior Electoral y además de despolitizar las ayudas sociales del gobierno.
Ni con una diferencia de un 17 por ciento se muestra humilde. Claro, en política ni que tengas una espada atravesándote el corazón, puedes demostrar que estás muriendo. Eso sería debilidad.
Señor Abinader, Hipólito Mejía en sus momentos, lo hizo mejor que usted.
Entonces, “Usted perdió...”.
Por Efrain A. Guerra Carbuccia ;-