jueves, 7 de abril de 2016

Otra encuesta de propaganda

Las disparidades de las encuestas más que reafirmar el método de investigación lo que tienden es a desacreditarlo.
Esta guerra de “surveys” pasa de exhibición de variantes en el instrumento de medición a confrontación de truqueros.
Los números que muestran unas y otras encuestas presentan variaciones insólitas. Pero lo peor es que se pueden percibir errores o fallas en la verdad. Estos representantes de firmas encuestadoras caminan directo al descrédito.
Recientemente el PLD invalidó una encuesta de la Gallup porque supuestamente pocos días antes le habían entregado resultados muy diferentes en los que Danilo Medina estaba mejor colocado. La encuesta posterior al boche rectificó la medición de Gallup.
Quiero pensar que los electores pensaron mejor sus respuestas y reevaluaron al candidato presidencial morado.
Todos estamos conscientes de que las encuestas son percepciones en un momento dado. Es el congelamiento en el tiempo de opiniones colectivas.
Si retratamos un grupo y luego cinco minutos después lo hacemos de nuevo, habrá cambios en la composición.
Sin embargo las diferencias que arrojan las mediciones son abismales.
Lo peor es que el aire político no es vendaval contra el gobierno, que haga mirar con inquina o suspicacia a la actual administración gubernamental.
La actual campaña marcha a ritmo de entierro de pobre. Y ya sabemos quién es el muerto.
La más reciente encuesta la publica Zogby Analytics, una empresa aparentemente radicada en Estados Unidos, con algo más de 40 años de experiencia en esas labores. Según el muestreo Danilo tiene 49.1 de intención de votos a su favor y Luis Abinader 44.3.
Los demás candidatos presidenciales alcanzan cifras pírricas.
Está claro que esos porcentajes orientan la percepción popular hacia una segunda vuelta. Esa es la estrategia de Luis Abinader y del PRM, sembrar la idea de la segunda vuelta para que una nueva ronda uniera a todo el espectro opositor a su lado.
Las encuestas, aunque disímiles, no fallan en presentar a Danilo Medina a la cabeza de las preferencias. De ahí que lo importante de los datos en bajar del 50 por ciento de intención de votos para ilusionar la segunda vuelta.
En circunstancias como esas derrotó Leonel Fernández al gran líder del PRD, José Francisco Peña Gómez.
Hay un detalle que traiciona a Zogby. La encuesta fue supuestamente “pagada por empresarios” anónimos interesados en el tema. Sin embargo lo que hay es una publicación con fines propagandísticos.
Por Alfredo Freites ;-