viernes, 29 de abril de 2016

En el PRM se comerán mandado

Los efectos del descenso de Luis Abinader se sentirán mucho más entre los dirigentes medios de su partido. Estos políticos son más astutos que ratones de ferretería. No pierden por adelantando por eso darán cuenta de los escuálidos recursos económicos del PRM. Esa borona que por encargo repartirían en las bases se perderá en los bolsillos.
Tengo que la convicción de que Danilo Medina ya no quiere solo ganar. Quiere una derrota aplastante y le dará hasta con el cubo del agua a su rival. Percibe  tanta la aprobación a su favor que quiere dejar a Luis Abinader halando aire.
Y Abinader ayuda a que Danilo se sienta caminando por la calle del medio. Las actividades del PRM se trazan y se desdibujan. Parece que tienen los zapatos al revés y se pisan los pies. Convocan a la prensa para actos que son cancelados sin explicación. Los periodistas alegan que no saben cuando en realidad será cierta la actividad programada.
La falta de coordinación de la ofensiva de los perremeístas está sin ton ni son. Ellos mismos boicotean el respaldo de los medios, instrumentos de propaganda que les sale al costo. Los dirigentes del principal partido de la oposición parecen que estar en concierto de sordos. No se entienden entre ellos y afectan los medios informativos.
Esta incoherencia, alentada por el perfume del poder, está provocando que miembros de ese partido hayan iniciado su apoyo a candidaturas del PLD en Santiago y Santo Domingo Oriental. Abinader debía sabe que el ejercicio de contar dinero quita la artritis, el estrés y la depresión. Son muchos años abajo y los emisarios están negociando.
Los dirigentes medios y bajos del PRM ven que sus antiguos compañeros del PRD lucen lozanos y sonrientes. Las mieles del poder embellecen. Ya se sabe que los golpes de pecho del arrepentimiento no serán en el altar electoral. En mayo y después estos políticos buscarán el sendero del retorno al partido blanco. Es muy duro pasar otros cuatro años sin ver a Linda.
La lealtad en política es medible en provisiones de boca. La experiencia dicta tanto la conducta como los pasos que vendrán. Esos dirigentes de abajo quieren comer con grasa, posibilidad que se aleja de la mesa del PRM. Son devotos de sus logos pero no del ayuno. Lo situado antes de las elecciones será su botín.
Por Alfredo Freites ;-
alfredofreitesc@gmail.com