martes, 12 de abril de 2016

El video

Buscando un golpe efecto que le ayudarán a acortar la cómoda ventaja que tiene Danilo Medina sobre Luis Abinader, que la encuesta Greenberg-Diario Libre de ayer dice que ahora se consolida con porcentajes de 59 a 32 (la de febrero marco 55 a 34), los estrategas del PRM han metido al candidato en una encerrona que tornan más evidente lo que para muchos se perfila como una derrota segura.
La intentona del controversial video, que dos canales rechazaron pasar basados en un contenido difamatorio que podría acarrearles demandas, sin dudas que fue una pifia innecesaria y que, a todas luces, ha producido un efecto contrario, y hasta demoledor, por los factores derivados.
En primer lugar, el PLD y el gobierno “mataron el gallo en la funda” al adelantar que el PRM y su candidato tenían en el horno, y a punto de sacar a la luz pública, un plan de campaña sucia que envolvía directamente al propio candidato morado y jefe de Estado.
En segundo lugar, cuando tras la negativa de Color Visión y Telesistema a difundir el material, el PRM acusa al gobierno de ejercer presión sobre dichos medios para que el video no se pasara, pese a que un comunicado de los dos canales decía bien claro las razones, que eran de tipo legal.
La tapa al pomo -dando razón al PLD-gobierno con lo de la “guerra sucia”, y dejando con la “cara larga” a los que desde la oposición  hablaron de “presión oficial” a los medios- sin dudas la puso la afirmación categórica del influyente empresario José Luis Corripio (Pepín), primero, que no recibió presión de nadie y, segundo, que fue el departamento legal del canal que dijo tras la consulta que se le hiciera al respecto que había  “dos o tres puntos que eran temerarios o sujetos de demandas”.
Por cierto,  no dejó de ser una salida hábil e inteligente  del presidente  Medina  al decir que:  “Yo suscribo   lo  que  diga  Pepín”, cuando los periodistas le pidieron en el marco de la reunión de la SIP, su opinión sobre las alegadas “presiones del gobierno” dichas por voceros del PRM. Si Abinader no despega ni “cierra la brecha “que lo separa de Medina (la Greenberg de ayer le da 2 por ciento menos que la anterior), sino que baja, entonces hay problema, porque se acerca el plazo fatal.
NOTA: Rafa Pérez Modesto dice que, carente de propuestas, el tiempo lo agotó en denuncias sin fundamento.
Por Luis Encarnación Pimentel ;-