domingo, 28 de febrero de 2016

Danilo y Bahía de las Águilas

EMOTIVA PARTE DEL DISCURSO
Santo Domingo;- El presidente Danilo Medina proclamó ayer que terminó el secuestro de Bahía de las Aguilas con la sentencia emitida el pasado jueves por el Tribunal Superior de Tierras, el cual ratificó el fallo que dictó en el 2014 la Octava Sala del Tribunal de Tierras de la Jurisdicción Original del Distrito Nacional, disponiendo la nulidad de 1,200 títulos de propiedad expedidos a particulares.

Video | Audio

Medina consideró que esa sentencia selló la liberación de las tierras secuestradas.
“Hoy podemos decir que el secuestro ha definitivamente terminado. ¡Bahía de las Águilas ha sido finalmente liberada! Aseguró Medina en su discurso de rendición de cuentas ante la Asamblea Nacional.
“Una mafia enquistada en el Estado dominicano, utilizando torpes subterfugios que pasaban por encima a la legislación vigente para la venta o traspaso de los bienes del Estado, logró secuestrar, durante casi dos décadas, uno de los patrimonios inmobiliarios más valiosos de la nación”, dijo.
Entiende que esa agresión mantuvo al pueblo dominicano, durante 17 años, como víctima del fraude inmobiliario más grande de su historia.
Sostuvo que ese acto, que calificó de infame, ha costado mucho al país, sobre todo al Sur profundo, la región más pobre de la República Dominicana.
Expresó que ese fraude inmobiliario impidió que durante los últimos 17 años se realizaran inversiones que habrían creado decenas de miles de empleos, generado cientos de millones de dólares de ingresos de divisas, y fomentado la distribución de mayores niveles de riqueza.
Expuso que esos 364 millones de metros cuadrados son propiedad de 10 millones de dominicanos. Dijo que fueron ilícitamente convertidos en propiedad de un puñado de devastadores del patrimonio público.
Catalogó esa apropiación ilegal como “un verdadero crimen de lesa patria”, al señalar que los terrenos están ubicados en la Región Enriquillo, donde tres de cada cuatro hogares viven en la pobreza. Manifestó que ha tratado de entender qué permitió que ese fraude se prolongara tanto tiempo, a pesar de que todos conocían el origen ilícito de los 1,200 títulos y cartas constancias expedidas.
El gobernante señaló que una nación no puede autoproclamarse democrática y progresista, ni fuerte institucionalmente si no es capaz de recuperar su patrimonio.
Expresó que en el caso de Bahía de la Águilas, las implicaciones de la dilación eran más lacerantes. Al tiempo de expresar que el Sur no podía esperar más, mientras la mayor parte de sus habitantes vivían y siguen viviendo en la miseria.
Recordó que en su discurso del año pasado dijo que el 2015 era el año del desarrollo del Sur. Enfatizó que lo dijo consciente de que los tribunales de la República Dominicana no tendrían otro veredicto que reconocer al pueblo como el legítimo propietario de las tierras de Bahía de la Águilas.
Sostuvo que estaba consciente de todo el potencial que tienen las provincias del Suroeste del país, pero también de la responsabilidad de superar los inaceptables niveles de pobreza que tiene esa zona.
Dijo que para transformar esa realidad, el gobierno elaboró un Plan Maestro que busca el equilibrio entre el bienestar económico y el cuidado medioambiental, sentando así las bases para un turismo ordenado y planificado.
MOMENTO EMOTIVO QUE PROVOCÓ LÁGRIMAS
Reconoció el esfuerzo que realizó durante años Carmen Lora Iglesias (Piky) para que el Estado recupere esos terrenos, al igual que el realizado por sus tres hijas que continuaron su labor, Patricia, Laura y Tania.
“Piky Lora libró a Bahía de las Águilas del intento, durante 17 años, de un grupo de desalmados que trataron de apropiarse del patrimonio nacional”, señaló. Se trató de un momento emotivo, que provocó lágrimas a las hijas de Lora presentes en la Asamblea y fue motivo de aplausos de los asistentes en el salón. Medina reconoció la labor de la jueza Alba Luisa Beard Marcos, por haber demostrado valentía, entereza y honradez al emitir la sentencia que anuló los títulos de tierras otorgados a particulares, cuyo fallo consideró “devolvió al Estado y al pueblo dominicano, lo que siempre ha sido suyo: Bahía de las Águilas”. La jueza se puso de pie en agradecimiento por el reconocimiento.