domingo, 3 de enero de 2016

Llegó el 2016

Por Tomás Aquino Méndez ;-
Este es un año que se perfila como muy activo. Es un año electoral.  El mundo político se prepara. Nueve ciudadanos dominicanos aspiran a recibir el voto mayoritario para convertirse en el número uno entre sus iguales a partir del 15 de mayo. 
Por ser un año electoral tendremos muchos meses de debate. Penosamente no serán debates sde altura, de propuestas, de levantamiento de la moral. Por lo que hemos visto hasta ahora, tampoco será un periodo de alianzas pro-país. Hasta ahora, los acuerdos que se han llevado a cabo y por la forma en que se han materializado hay poco que esperar.
Nadie habla de ideología, de transformación de la sociedad, de aumento de la producción, el respeto y la protección al joven, a la mujer, al agricultor. Soprendentementge sólo el pacto del PRD y el PLD, aun sea “en los papeles” como dicen sus adversarios, ha plasmado en documentos 15 puntos, además de las posiciones.
Se pudiera decir que los candidatos presidenciales han demostrado que les importa muy poco el rumbo que tome el Congreso, los ayuntamientos y la justicia.  Han puesto en primer orden su posibilidad: la presidencia. Por eso no han escatimado esfuerzos en concertar acuerdos entregando diputaciones, sindicaturas, regidurías, senadurías.
Pero no sólo de política vive el hombre. Por eso los dominicanos, al iniciar este año, no sólo estamos mirando hacia el mundo político. Quisiéramos que la bulla partidaria electoral no opaque la necesidad urgente de tomar medidas drásticas y efectivas sobre la seguridad ciudadana. Que no sigamos viviendo temerosos de salir a las calles o circular por las carreteras del país. Esperamos un 2016 con planes más concretos y efectivos contra el narcotráfico. 
Tenemos que abogar para que la vocinglería electoral no arrastre el reclamo de que se abran más puertas para los cientos de jóvenes profesionales que siguen egresando de nuestras universidades sin un futuro garantizado. No puede el periodo electoral sacar el tema de la salud del debate. Necesitamos hospitales mejor equipados, con más profesionales, mejor pagados y con espacio donde ejercer.
Un nuevo año.  Nuevas Metas. Nuevos compromisos. Hay que apostar por un futuro de progreso, de estabilidad, de seguridad. Nunca caminar hacia el vacío y la incertidumbre. Que la bulla electoral de este año no se lleve al despeñadero el raciocinio de los dominicanos. Tenemos que apostar a lo estable y seguro.