miércoles, 16 de diciembre de 2015

Siguen trifulcas en PLD

Por Alfredo Freites ;-
El PLD solo  ha ganado las elecciones por las alianzas que ha logrado. Sin embargo para el próximo torneo va perdiendo puntos de apoyo. Posiblemente el PRSC ni la FNP sumen tantísimos votos, pero los políticos dicen que grano a grano se llena la gallina el buche.
Lo que exhibe el PLD en esta jornada es la contaminación con los viejos estilos de la politiquería. Lucha de facciones, sobornos, trampas electorales, adquisición de tránsfugas, manipulación de electores, entre muchas artimañas, que hacen ver al colectivo morado como una organización más del sistema.
En la prensa siguen saliendo datos nuevos de las primarias en las que se denuncian anomalías. Además Radhamés Jiménez en ex procurador denuncia una trama en su contra para vincularlo con los jueces acusados de turbios manejos, al tiempo que Franklyn Almeida advierte de que falta de integración de un sector del partido podría tener graves consecuencias.
La denuncia de Jiménez busca desacreditarlo. Lo quieren vincular a presuntos actos delictivos, como se hizo con el uso de Quirino en la lucha política interna del PLD.
Lo que alega Almeyda es una advertencia. Asegura que en Venezuela, donde estuvo acompañando al doctor Leonel Fernández, el quince por ciento de los chavistas voto en contra de su partido.
Según expresó, fue por disgustos internos y que esto debe ser considerado por el PLD como referencia. En  plantilla de medias Almeyda  deja dicho que el tratamiento que propinan a los leonelistas  podría tener consecuencias en las votaciones nacionales, afectando al partido morado. Es una luz a tomar en cuenta porque el PRM está asimilando la disidencia.
Las primarias del PLD están plagadas de turbidez. Se alegan malos manejos que afectan a los dos principales sectores en pugna. La imagen de los morados es la que se afecta en la presente coyuntura. No importa quién gane las alcaldías, pierde la organización.
Esta violencia con que se están manejando los peledeístas debe ser principal enfoque de la dirección del partido. Las elecciones no sólo son la selección de los candidatos y sus posibilidades de ganar, sino cómo se logran los escalamientos.
La violencia interna y desacreditar a los compañeros, práctica habitual en los perredeístas, es una lectura para el PLD. Las consecuencias de ese estilo tienen al PRD en la actual situación. Se puede aprender de la experiencia ajena.
El PLD no va por buen camino.