miércoles, 2 de diciembre de 2015

¿Qué busca Leonel ahí…?

Por César Medina ;-
Mi hijo Óscar analizó con singular destreza en su artículo de los lunes la grave disyuntiva en que se halla el expresidente Leonel Fernández como cabeza de la “misión de acompañamiento” del Unasur en las elecciones parlamentarias del domingo en Venezuela.
Es cierto que el líder dominicano cayó ingenuamente en una emboscada impropia de su agudeza y perspicacia política, porque pierde como quiera sin posibilidad de ganar de ninguna manera: pierde si gana el chavismo y pierde si gana la oposición.
¡Está atrapado en una trampa de ratones!, como bien lo define Óscar… … Y la posibilidad que tiene de salir indemne es remota, por no decir imposible.
Cualquiera de los únicos dos escenarios posibles es peor para Leonel… Si el chavismo es derrotado, como se prevé, el presidente Maduro se aferrará al poder. Y eso no es conjetura porque él lo dijo: “La Revolución no se entrega”, y gobernaría con los militares “acompañados del pueblo”.
Pero si ocurriese a la inversa y ganaran los oficialistas, la “voluntad popular” habrá sido conculcada en base a la represión, la extorsión y el chantaje, como avanzó la oposición que ciertamente ha sido --por lo menos--, mediatizada en su desempeño.
A partir de cualquiera de esas dos ocurrencias, la “misión de acompañamiento” del Unasur estará en cuestionamiento y la imagen de Leonel quedará maltrecha: o para los poderosos socios del chavismo o para el resto del mundo…
… Pierde “comoquiera”
Ya la oposición descalificó la “misión de acompañamiento electoral” señalando que Leonel y sus compañeros de Unasur “llegaron tarde a Venezuela.
Con el agravante de que a mediados de esta semana, faltando tan sólo diez días para las elecciones, un líder de la oposición fue asesinado de un balazo en la cabeza estando en la tarima de un mitin de campaña.
Por centímetros otra bala asesina no alcanzó a la esposa del opositor Leopoldo López, preso y condenado a 13 años de cárcel en obvia retaliación por su rol político contra el régimen chavista.
O sea, Leonel está ahora mismo en el epicentro de uno de los conflictos políticos más difíciles del Continente porque no se prevé una salida democrática y convincente para ninguno de los sectores enfrentados… Hasta a la propia Unasur --compuesta por las 1 2naciones del Sur de las Américas--, que delegó ese “acompañamiento” en el expresidente dominicano, está dividida en dos mitades casi iguales, por lo que se le dificultó no sólo componer la comisión sino también nominar a sus integrantes.
¿Qué gana? ¡Nada…!
Leonel no tiene nada qué ganar en medio de un conflicto tan peliagudo donde, a cambio, expone un prestigio cultivado, reconocido, asumido y desempeñado con eficacia… Podría invocarse a su beneficio un viejo dicho: ¡El que nada arriesga, nada gana! El asunto es que en Venezuela Leonel lo está arriesgando todo y aún en el escenario más auspicioso, que no existe, hay algo que pueda ganar: Si llegara a certificar la derrota del chavismo, tendrá en contra para siempre a todos sus socios, empezando por Raúl y el resto del “socialismo del siglo XXI”… … Y si aceptara que ganó el oficialismo, nadie le creería… empezando por el propio Leonel. Todas las encuestas serias lo dan abajo por más de 30 puntos… En conclusión: ¡…¡Leonel pierde como quiera!