lunes, 30 de noviembre de 2015

La iglesia Católica acusa a Brewster de "chantajista"

IGLESIA CATÓLICA RESPONDE A EMBAJADOR
Iglesia critica a Brewster por su papel injerencista

LE DA RAZÓN EN SUS CRÍTICAS A LA CORRUPCIÓN, PERO FUSTIGA CÓMO LO HACE 
Santo Domingo;- La Iglesia Católica en el país enfrentó ayer  al embajador de Estados Unidos, James Brewster, al que acusa de chantaje cuando  llama a entregar la visa a todo aquel que no está de acuerdo con sus críticas a la corrupción y otros males sociales en el país.
El obispo auxiliar de  Santo Domingo, Víctor Masalles, dice que aunque el diplomático “tiene razón en lo que se refiere a la corrupción, no  parece interesarle resolver ese problema, sino usarlo como puente para meter su consabida agenda LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) en el país”.
Mientras, el coordinador de la Pastoral Juvenil, padre Luis Rosario, calificó como “bochornosa” la forma en que Brewster se ha manifestado sobre el tema corrupción en el país.
A través de la red social Twitter, Masalles respondió a los pronunciamientos que hizo el embajador de Estados Unidos en la República Dominicana, al participar el pasado miérciles como orador en el tradicional almuerzo de la Cámara Americana de Comercio.
El sacerdote le reconoce razón a Brewster cuando se refiere al tema de la corrupción, pero critica la forma en que lo hace.
“No tiene razón en lo que se refiere a entrometerse en los asuntos internos de RD y pretender que no son injerencias. No tiene razón al chantajear a la gente amenazando quitar la visa al que lo critica. Coarta la libertad de expresión”, indicó.
El obispo agrega que al embajador de Estados Unidos “no parece interesarle resolver ese problema, sino usarlo como puente para meter su consabida agenda LGBT en el país”.
El padre Rosario también  reconoció la verdad expuesta por Brewster en el tema de la corrupción, pero rechazó la forma.
“Nos ha causado vergüenza y nos da más vergüenza ver cómo las autoridades admiten este tipo de situación, porque una cosa es que haya una realidad difícil con el tema de la corrupción, pero otra cosa es que alguien venga a enrostrarnos en un papel que no le corresponde, la situación difícil por la cual estamos atravesando”, dijo.
También consideró como “inadecuada” la forma en que el embajador Brewster dijo que a quien no le guste sus críticas que devuelva la visa.
“Esos son chantajes. Eso no se corresponde a un pueblo como este que tiene dignidad y es capaz de levantar la cabeza con cierto orgullo. El Himno Nacional está pisoteado, porque somos esclavos también a nivel económico y a nivel de cosas tan ridículas como es tener una visa”, recalcó.
Rosario ofreció estas declaraciones durante una rueda de prensa en la Casa de la Juventud, donde anunció la llegada del tiempo de Adviento, temporada en la que se hacen los preparativos para la llegada de la Navidad.
Activo
Desde su llegada al país, Brewster ha sido muy activo en la “promoción de su agenda “y en ese sentido ha tenido varias reuniones con el procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito”.
A este funcionario le ha manifestado su apoyo en la lucha contra la corrupción en la administración pública.
En la última visita a Domínguez Brito, se explicó que la misma se enmarcó en el fortalecimiento de las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y República Dominicana en la lucha contra la criminalidad organizada y otros flagelos.
Sin embargo, un gran revuelo causó en el país, cuando en el almuerzo de la Cámara Americana de Comercio, Brewster dijo que cada empresario que conoce, ya sea estadounidense o dominicano, menciona la corrupción como el mayor problema en República Dominicana, la cual califica como un cáncer que retrasa el crecimiento, afecta el comercio e impide la aplicación justa de la ley.
Además, negó que con sus acciones y consideraciones violenten la soberanía dominicana, tras señalar que “algunos pocos políticos han estado criticando a la Embajada y a su persona por estar demasiado involucrados en asuntos dominicanos”, sin embargo, consideró que las fuertes inversiones y las relaciones cercanas que unen a Estados Unidos con República Dominicana le dan ese derecho, por lo que exhortó a quienes critican eso “que vayan a la embajada y nos devuelvan la visa”.
Su activismo a favor de la agenda LBGT también lo ha enfrentado a las iglesias Católica y evangélica.