domingo, 8 de noviembre de 2015

Una reunión intrigante


Por Silvio Herasme Peña ;-


El hecho de que el embajador estadounidense en el país, señor James Brewster visite al procurador general de la República, doctor Francisco Domínguez Brito, no debe preocupar a nadie. Lo que intriga es la extensión de la misma.

No creemos en ningún momento que el doctor Domínguez Brito se haya reunido con nadie durante tanto  tiempo, probablemente ni siquiera con el presidente Danilo Medina.
Intriga especialmente cuando alrededor de la Justicia y la Fiscalía han surgido recientemente roces que son un tanto extraños. Domínguez Brito protestó por la sentencia del tribunal de la Suprema Corte de Justicia ratificando una sentencia anterior en la que “no veía” razones para hacerle un juicio al senador Félix Bautista, de San Juan de la Maguana. Domínguez Brito lamentó la sentencia y dijo luego “no confiar” en la Suprema Corte de Justicia.

El presidente de la Suprema Corte de Justicia doctor Mariano Germán Mejía dijo, que él confía en los jueces del país. No ha dicho, sin embargo, si también confía en el Tribunal que dejó en libertad a los pilotos franceses que luego huyeron, o en la jueza que puso en libertad a un regidor perredeísta pese a una acusación de dirigir un grupo de sicarios.

Es en ese contexto que se produce la reunión del Embajador de los Estados Unidos de América, James Brewster con el Procurador General de la República, doctor Francisco Dominguez Brito, quienes al término de su maratónica reunión dejaron al público en “yenye”, pues no dieron ninguna explicación de la poco común junta.

El público, sin embargo, conjetura que la reunión versó sobre el caso favorable del senador Félix Bautista y, vaya coindencia, el anuncio de que al alto dirigente peledeísta se le suspendió la visa  para poder ingresar a territorio norteamericano. Ese hecho más otra denuncia no confirmada ni rechazada de que al general Medina y Medina también se le prohibió viajar a los Estados Unidos.

Intriga que tanto el general Medina como el senador Bautista son personajes de la más íntima confianza del expresidente de la República, doctor Leonel Fernandez. ¿Es que los norteramericanos le están tendiendo un cerco persecutorio contra el expresidente?.

Es dable pensar que el doctor Domínguez Brito sea parte de ese cerco y la gente se pregunta qué buscan los norteamericanos martirizando al expresidente y creando en el país la preocupación de que está siendo objeto de una persecución.

Tanto el embajador James Brewster como el doctor Domínguez Brito debieron emitir una declaración al término de su reunión para evitar que se produjera la tormenta de rumores que esa junta ha generado.

Nadie va aceptar un proceso de persecución contra el expresidente Leonel Fernández quien tiene una muy ganada reputación de hombre de ideas y a quien el desaparecido líder peledeista, profesor Juan Bosch, lo definió como “una joya de oro”.

Hasta donde se ve el doctor Fernández no tiene propiedades ni urbanas ni suburbanas y, mucho menos el control de ninguna empresa comercial o industrial del país, ni su vida política guarda ninguna similitud con la del expresidente colombiano Ernesto Samper Pizano, juzgado por el Congreso de su país bajo el llamado “expediente 8000” atribuyéndole el cargo de haber recibido financimiento del narcotráfico de Cali para financiar su campaña electoral.

Leonel Fernández es una personalidad nacional que nadie puede levantar su dedo índice  para endilgarle ningún delito y, hasta donde uno sabe lo único que le preocupa es lograr “objetivos civilizados y de progreso para su partido y su país”.

En este país que le encanta sacar conclusiones fáciles de los temas más diversos, especialmente cuando si se trata de demoler la reputación de algunas personas. Recuérdese el caso del rumor aquel que cubrió el país asegurando que don Antonio Guzmán había preñado a una hija del senador Camapagna, de Santiago. A juzgar por el tiempo tanscurrido ya la joven mujer, según esos rumores, debe tener nietos y doña Sonia Guzmán habría extendido su familia. Pero todo eso era pura falsedad.

Ahora con el caso de la OISOE “Radio bemba” estaba a sus anchas e involucrando a personas honorables con otros indignos sólo para fastidiar al  Presidente Danilo Medina, como si fuera tema de discusión política la conducta íntima del jefe de Estado.

Esperemos que la reunión de Brewster con el procurador Dominguez Brito se aclare y no se utilice como  pretexto para difamar a personas que, al menos hasta ahora, han demostrado su integridad. El emplazamiento lo tienen ahora el embajador estadounidense y el mismo Domínguez Brito quien es un hombre apegado a la ética de vida.

La parte sana de este país, entre los que me siento incluído, pide mucho cuidado para que se intente una estrategema que se utilice irresponsablemente para perjudicar la conducta y la vida de uno de los líderes más carismáticos del país. Esperamos que no.