sábado, 7 de noviembre de 2015

Jurungar! Reelección, candidatos, PLD: Nada


Por Aristófanes Urbáez ;-

“En favor del Partido y el pueblo todo; contra el partido, nada”. (Juan Boch).
1.- SI BUENA PARTE (digamos, más de la mitad), de los llamados peledeístas hoy, sin aportar un huevo a la canasta para llevar ese “nombrete”, leyera, aún en lento estiramiento de perros de mercados cuando despiertan, esa joya (LD, 6-11-2015) acerca de “Mi caudillo”, don Juan Bosch, escrita por el padre Jesús Castro M., dejaran de jurungar, por respeto, bajo el expediente de disputa de candidaturas, con eso de modificar la Constitución, y se dieran golpes al pecho y empezaran a trabajar sin ‘truchimanerías’ al menos 15 días al mes para reparar ante el pueblo el daño hecho a la figura del líder y la prédica del Presidente
Moral de la Nación. Con la figura procera de Juan Emilio Bosch y Gaviño, sólo el PLD y nadie más, se agigantaría, porque don Juan no necesita NADA, porque se pasó 91 años trabajando y luchando por su pueblo dominicano; y ese pueblo lo llama todavía “El Profesor Juan Bosch// que ni mató, ni robó” . Y les advierto que si lo quieren honrar, la caterva de diputados y senadores morados, deben dejar la disgresión y presentar una “Adenda” (no Proyecto de Ley), con un solo mandato: “Se restablece con todas sus prerrogativas la Constitución del 2010”. Primero, el presidente Danilo no pierde nada porque las leyes no son retroactivas y él ya es candidato; y dos: el proyecto de esa Constitución, redactado por brillantes juristas (algunos de ellos se la echaron en los jarretes), bajo la batuta Leonel- Miguel, y refrendada y corregida por una Asamblea Revisora abierta, donde todos opinaron e hicieron propuestas o atacaron los artículos que quisieron.
¡Eso harían los exboschistas que hoy siguen j… con la Constitución!
2.- UNA ANÉCDOTA: Si algo me dolió por no estar presente, ni al lado de don Juan, fue cuando él viajó a Nueva York, que en medio de lagrimeo de los presentes, abrazó a su exalumno (y grandes de corazón) herido por un cáncer mortal, y le dijo el al Dr. Peña: “Yo te perdono, mi hijo; entre tú y yo no hay nada”. Haitiano o no, Bosch lo educó en política (y doña Carmen Quidiello le ponía las inyecciones cuando enfermaba porque Peña no tenía a nadie).
Era su hijo, y por lo que nos contaron los viejos ilustres, es cierto que a Bosch le dolió la ruptura de 1973. Pero me recuerdo también, cuando Peña, peleado por la candidatura, en 1990, dijo que al único que podía apoyar en esas elecciones “es a mi viejo maestro, el Profesor Juan Bosch y su PLD”. Un gesto enorme de desprendimiento después de tanto odio, insultos, intrigas y chismes. Algunos que se dicen discípulos de Peña (y otros fallecidos), no por ese gesto, sino porque estaban con Jacobo Majluta, le llamaban todos los días al podre Peña: “Traidor”, otros, sin pudor alguno, hasta lo motearon públicamente de “haitiano”. Igualitos que otros, hoy bajo la sombrilla del PLD, que llenaban de insulto al viejo venerable. Hasta le decían “loco”, y era la de menos.
3.- EL EMPODERAMIENTO.- Los que los politiquillos de aquí y sus asesores con maestrías no entienden, es que los pueblos del mundo adoran, a veces muy tarde, a sus buenos gobernantes (por ej.: yo y la obra de Balaguer), pero el pueblo (el conjunto, que es concepto abstracto) siempre anhela, aquí, en USA, China, el antiguo Egipto o en el Reino Unido de Isabel II, es elevar su nivel de vida: alimento, vivienda, educación, vestido, libertades, etc. Es iluso internalizar en la gente que tiene que agradecer “obligada” a tal o cual gobernante, de este o de aquel color o partido. No, a hombres como Trujillo, Balaguer, Jorge Blanco, Leonel, Hipólito, Danilo, etc., hay que agradecerles lo hecho bien. La Historia es la responsable de ponerlos en su lugar, como a mi querido don Juan; Duarte, Lugo, Luperón, Cabral, Espaillat, etc.
4.- EL EMPERADOR de San Cristóbal y su hijo, tienen la razón: toda la caterva de abolla párrafos y ‘programeros’, se ha virado y ahora: ¡el malo es Danilo! Culpable de las maldades. Va el lunes, pero, ¿Por qué los estrategas no lo vieron? Nota: unos amigos quieren ver al escritor de ‘robos bancarios’, Freddy Aguasvivas, ya abuelo.