sábado, 7 de noviembre de 2015

Un juego electoral sin reglas

Por Ángel Lockward ;-
El PLD con un peso electoral del 41% en las elecciones del 2010 y 2012 controla el 97% del Congreso Nacional, las altas cortes y el Poder Ejecutivo y los demás órganos de control, lo que defi ne una dictadura política manejada con formalismos democráticos y, en ejercicio de ese dominio absoluto, modifi có la Constitución e impuso la reelección, sobre la base de la “popularidad del presidente Medina”: Hace 4 meses de ese desatino, pero ya vemos algunos de los resultados.
Se emprendió un proceso de adquisición acelerada de franquicias políticas, sobre cuotas en el Gobierno y se eliminó todo vestigio de democracia interna sobre la base de acuerdos de facciones y cuotas contrarias a la Constitución que podrían judicializar a partir del año próximo esas candidaturas: ningún proceso electoral desde el Partido Dominicano, había sido tan alejado de la democracia política basada en un sistema de partidos democráticos.
Hoy, la humillación al expresidente Fernández en el CP del PLD en abril, los escándalos de corrupción general que tienen como punta del iceberg a la OISOE, el manejo gelatinoso de la relación con Haití y el desencanto general, sacaron de la agenda semanal, la principal noticia: la popularidad presidencial, porque anda de capa caída. No es capaz de sostenerla, ni la enorme factura publicitaria, ni la ausencia de oposición.
Según parece, aunque la principal candidatura de oposición no crezca lo sufi ciente, el deterioro de la simpatía del presidente Medina, apuntan a segunda vuelta y, eso, aterra.
Por una aberración de la Ley, la oposición, en conjunto, no dispondrá ni del 4% de los RD$1,700 millones de dinero público que se destina a fi nanciar las elecciones: esa desigualdad inconstitucional, debería ser corregida. Por otro lado, OISOE ha permitido ver el entramado de macuteo y de comisiones ilegales en que opera un presupuesto de RD$638 mil millones, de los cuales, sólo de lo que corresponde a Salud, el Gobierno ha transferido RD$5,000 a OISOE..., con eso se fi nancian varias campañas.
No conformes con lo anterior, la Ley de Partidos Políticos y de Garantías Electorales, el PLD la hizo sucumbir en el Congreso Nacional, el 100% de cuyo Senado, controla el Gobierno: Eso, que ni siquiera era una buena Ley Electoral.
Empiezan en consecuencia “los inventos”, el primero, atacar a la JCE y la primera norma contenciosa electoral dictada para distribuir a los diputados conforme ordena el artículo 81 de la Constitución, ante el TSA, una jurisdicción incompetente en razón de las atribuciones y de la materia: intentar quitarle ocho diputados a la Provincia de Santo Domingo que le corresponden por su población, nos lleva a comprender la dimensión, no sólo de la ignorancia, sino del desprecio a los pueblos: Pero, en esa provincia, nadie ha protestado y hasta el PRM le sigue el juego al PLD en ese despojo.
Luego vendrá tratar de imponer el voto electrónico, sin tiempo para ajustes, como no hay instituciones de control… ya usted sabrá.
No hay que ser excesivamente pesimista, el país siempre se ha levantado de las crisis y derribando las dictaduras, empero, ésta, es distinta, ha logrado corroer toda la sociedad de tal manera que solo tienen derecho a respirar, comer y beber, los miembros del PLD y, eso, limitados a los que siguen una corriente dentro de esa organización, el resto, el único derecho que tiene es el de morirse de hambre o irse al exterior: abandonaron las vestiduras farisaicas, no privan en honestos, ya el país sabe que no se divide en “peledeístas y corruptos”, sino en peledeísmo corrupto y oprimidos. Haciendo honor a la verdad, hay unos pocos honestos.