sábado, 19 de septiembre de 2015

¡Que se diga todo… todo c.....!


Por César Medina ;-
El gobierno debería animarse y revelar cada negocio y contratos --directos o a través de hijos, hermanos, socios, esposas o amantes- -, con algunos distinguidos personajes de la oposición que se las dan de santos barones y honestos a rabiar y que viven denunciando supuestas acciones dolosas que atribuyen a funcionarios o aliados peledeístas.
Sería bueno conocer quiénes están detrás de grandes obras de ingeniería vial de la periferia de la capital; quiénes importan granos, insumos agropecuarios, maquinarias, equipos… Muchos de ellos para entregárselos financiados a los agricultores pobres en las visitas sorpresa de Danilo.
Saber también los nombres de algunos distinguidos hombres públicos ligados a la oposición --o los de sus hijos--, que han resultado beneficiados con negocios del gobierno en los últimos tres años supliendo parte de los alimentos que se distribuyen en el Plan Social o en los comedores económicos y que tienen el tupé de criticar como prácticas de mercantilismo político… Que se diga quiénes son los dueños de una de las principales fábricas de cemento que suple los proyectos del gobierno; que se revele quiénes han gestionado esas relaciones comerciales, desde cuándo y los volúmenes en operación…
… De paso, que se aporten los nombres de los “técnicos” que tienen contratos millonarios para asesorías a la CDEEE… Pero, por favor, ¡que entren todos! en esa lista.
…Como “Condorito”
Es probable que muchos dominicanos se caerían para atrás --como Condorito--, si salieran a relucir esos nombres sonoros de la política opositora… Pero en especial de los importadores de granos y frutas y los contratistas viales…
…En términos personales, me conformaría con que solo se publicaran cinco de esos nombres y que se cuantificaran los beneficios de esas operaciones con el gobierno que tanto dicen aborrecer. O que se conocieran los detalles de los “contratos” por asesorías… Más aún, me gustaría conocer los nombres de todos aquellos que han ofrecido sus “servicios” al gobierno a través de instituciones autónomas y descentralizadas, al Banco Central, al Reservas… Y en aquellos casos contratados, cuántos ganan al año por tales “asesorías”.
Quizás se trata de operaciones de negocios normales con el gobierno… O compañías importadoras que tienen al gobierno como su principal cliente, con tan buena suerte que el gobierno siempre les paga y casi nunca se atrasa en esos pagos… Y cuando se atrasa, una llamada diligente resuelve el problema.
Nada de eso estaría mal si después de beneficiarse en la mañana por su condición de políticos no denunciaran en la tarde las “irregularidades” de la que han formado parte… Porque se trata de pura hipocresía.
Un caso patético…
El caso más singular se produjo hace unas cuantas semanas dentro de este festival de denuncias contra todas las instituciones nacionales… En uno de esos rankings académicos que nos llegan de fuera, la educación universitaria dominicana apareció entre los últimos lugares del mundo civilizado.
Por supuesto, los políticos de oposición no podían dejar pasar ocasión tan estupenda para culpar al gobierno atribuyéndole responsabilidad ante semejante vergu¨enza.
Abinader y su equipo en el partido Revolucionario Moderno fueron de los primeros en la crítica… …Pero olvidaron que la fortuna de los Abinader --una familia honesta y trabajadora--, tuvo origen primigenio en la educación superior a través de la Universidad O&M.
¿Eso los hace responsables de las deficiencias académicas universitarias… o no?