jueves, 24 de septiembre de 2015

Encuestas: Danilo se impone en todos los escenarios

Por Orlando Gil ,-
LA REALIDAD.- Si las encuestas hablan con propiedad, y  hasta ahora no hay razón para dudar de sus porcentajes, Danilo Medina se impone en todos los escenarios. Nadie entiende el truco, pero realmente no hay truco. Aunque sí apariencia, o una verdad que no es monda ni lironda, pero sí verdad comprobable. Si tantos partidos quieren llevar al presidente como candidato, y se supone que con anuencia de dirigentes y miembros, su universo tiene que dispararse como una flecha al cielo. Ese apoyo político y electoral, sin ninguna duda, supera a cualquiera de la competencia. Sea Luis Abinader o Guillermo Moreno...
A PRUEBA.- Que Danilo Medina no cuenta con el ciento por ciento del PLD, y que las refriegas internas afectan su candidatura, puede ser. Pero tiene las fuerzas menguadas del PRD, y como adicional estas superan las expectativas, y tal vez la circunstancia. El partido blanco, que ya no es blanco, sino pálido, se encuentra a prueba, y hasta que no se conozca el resultado, no podrá saberse si se promueve o no de curso. No se tiene clara la conformación de sus boletas congresual y municipal, ni tampoco el ímpetu de su campaña, y nadie puede adivinar su desempeño, excepto sus antiguos compañeros que lo dan por totalmente perdido. Sin embargo, hay un hecho a tener en cuenta, y que posiblemente sea importante, decisivo, coyunturalmente hablando. En el PRM falta gente que ya no está en el PRD, y si esa gente no está en el PRM ni en el PRD, debe estar en alguna parte. Johnny Ventura, y nadie lo sabía, declaró que era miembro de Moda, y todavía algo más interesante: que los perredeístas seguidores ortodoxos de José Francisco Peña Gómez habían encontrado refugio, acogida, espacio, en ese movimiento...
EL MODA.- La revelación devela el misterio del destino de los perredeístas que no aparecían en el PRD ni en el PRM, cuya suma, a nivel de encuestas, no alcanzan la cota propia del antiguo partido blanco, hoy -insisto- pálido. Aunque el asunto no es de intriga, sino de consecuencia y realidad. Moda no está con el PRD de Miguel Vargas, ni con el PRM de Luis Abinader, como sí estuvo una vez con el PRD que llevó como candidato a Hipólito Mejía, y fue parte de su gobierno. Moda está con el PLD; primero con Leonel Fernández, ahora con Danilo Medina. Es decir, que nada se fue en lágrima, y tampoco en suspiro. Lo que parecía haberse perdido con el PRD, ahora se recupera o se conserva con Moda...
HAMBRE PROPIA.- Con el PRSC no se sabe, y no se sabe porque los comisionados reformistas no quieren entender que el PLD tiene sus propios apuros. Que no puede repartir todo el bacalao entre sus actuales o potenciales aliados, pues tiene en sus filas a compañeros con hambre, y que necesita saciarla, so pena de revuelta. Por ejemplo, la cuota de la mujer. El PLD tiene que hacer esas asignaciones, pues debe cumplir con la ley, pero además atendiendo a una  experiencia reciente. El Tribunal Superior Electoral no se muda de lugar, y así como cuando la elección del Comité Central, los hombres supieron buscar amparo, ahora podrían ser las mujeres...
LOS CÁLCULOS.- Los comisionados reformistas y peledeístas han calculado por aquí y por allí, y en todos los casos da lo mismo. No hay forma de que el acuerdo, por muy amplio que sea, tome para sí todas las posiciones electivas. Al PRM deberá tocar algo. A lo más que llegarían reformistas, perredeístas y peledeístas, en alianza, sería a conservar lo actual y propio. La junta da resultado y beneficio arriba, en lo presidencial, pero poco abajo, en lo congresual y municipal. Los reformistas piensan, por ejemplo: ¿Qué sentido tiene aceptar un regidor de los peledeístas, si ellos por su cuenta  pueden conseguir dos? Igual, en una circunscripción de cinco diputados, ni en sueño podrían alzarse con los cinco. A lo sumo cuatro, como sucede ahora. La dificultad es de número, no de capricho, ni de exclusiones. Lo de Amable Aristy Castro sería otro cantar, y en todo caso, un juego de conveniencias. Les haría bien un poco de nobleza, y ninguno afectarse acogiendo en la boleta a los disidentes, y que como se ven las cosas serían de unos y otros. El muñeco está hecho, solo que le falta pintura, y se quisiera que no fuera  solo acrílica...