sábado, 5 de septiembre de 2015

El gobierno a la defensiva

SALIDAS.- La campaña de Luis Abinader tuvo dos salidas de calidad esta semana, aunque el campeonato recién comienza y el equipo contrario podría reaccionar adecuadamente. La primera fue la de los precios de los combustibles, que aunque caen cada semana, no en términos que políticamente sean rentables. Y la segunda, las visitas sorpresa del presidente Danilo Medina. Digo de calidad, porque puso al gobierno a la defensiva, a dar explicaciones, y eso no era la tónica. Lo que se decía, y puede seguirse diciendo, es que no existe una real oposición, o que las fuerzas que intentan ese papel carecen de punch. No dan golpes contundentes, y en esas condiciones no pueden ganar una pelea que desde el inicio luce dispareja.
Ahora bien, esas dos embestidas, de carácter extraordinario, resultan interesantes. Dan a entender donde, a juicio de los estrategas del candidato opositor, reside la fortaleza de Danilo Medina: la rebaja de los carburantes y las apariciones fortuitas…
EL MANICERO.- Los dos ataques, sin embargo, no buscan descontar ventaja, sino empezar un proceso de ablandamiento que a largo plazo podría lograr su cometido. El problema de Luis Abinader, ahora, no es que Danilo Medina crece, que se encuentra alto, tan alto como inalcanzable, sino que él, en vez de subir, baja. Las últimas mediciones, en ese sentido, afectan de manera perversa su causa. Y lo que es peor: el fenómeno resulta inexplicable. Ni por esto, ni por aquello, y menos por lo contrario. Entonces, no queda de otra que desmontar los mitos. El mito de la generosidad de cada semana con la rebaja de los combustibles y la magia del fin de semana con las visitas sorpresa. Los estrategas de oposición suponen o se enteraron que esos dos puntos serán elementos importantes de la campaña reeleccionista. Lo bueno no se cambia, fue una vez consigna de circunstancia, y los oficialistas comparten el predicamento. Si gasolina y visita dan fortuna, lo mismo que el 911 ¿por qué afanarse en cantar La Traviata, si con el Manicero se Va es suficiente?...
``El gobierno le salió al paso a la candidatura de Luis Abinader, y el ministro de Industria y Comercio y el presidente de la Refinería Dominicana defendieron la política oficial en cuanto al precio de los combustibles. El cuestionamiento a las visitas sorpresa no fue respondido tan rápido, y si se hizo, fue a regañadientes. Incluso, más por insistencia de los medios que por deseos de enfrentar la oposición. ¿A qué se debió esa actitud? De acuerdo a un inquilino del Palacio Nacional, los cálculos de Abinader fueron burdos y mentirosos. Aunque lamentablemente en campaña se vale todo, y lo primero que sale al ruedo son las mentiras, y las mentiras, en ocasiones, son armas muy poderosas y matan todas las verdades. Ahora, una cosa quedó clara. La campaña de Abinader está montada en 4 blocks, y no en ruedas, pero está montada. Y no puede decirse lo mismo de la de Danilo Medina. Entonces se da el caso, de que a Abinader le responde el Palacio Nacional y no el comando de campaña de Medina…
EL BATEO.- Esa situación, evidentemente, crea una distorsión, y las condiciones no son las mismas, pues el gobierno tiene que ser cuidadoso con las cifras que da, y no puede actuar como el borracho de la barra, que dice y vocea sin que nadie lleve cuenta de sus palabras. Entonces hay una falla, real, ostensible, y hasta perjudicial: la reelección no forma todavía sus estructuras de campaña y no hay voceros acreditados que puedan devolver golpe por golpe, como se impone en tiempo de competencia y de elecciones. Insisto en que no es lo mismo que responda un funcionario con saco y corbata, sin atribuciones de campaña, a lo que haga un político en manga de camisa. La dinámica es que lo que afirme la oposición en la mañana sea contestado por la reelección en la tarde. Si hubiera existido oficina política o comando de campaña, los reporteros no acuden al Palacio Nacional a buscar la reacción, sino que hubiesen ido directamente al lugar previamente indicado. Si el juego empezó, y ya batearon los contrarios, no puede estarse en el dogout diciendo ve batea, no, mejor hazlo tú…
Orlando Gil