viernes, 14 de agosto de 2015

Reformen la Constitución

Los partidos están todos a una voz, quieren que la Junta Central Electoral viole la constitución para acomodarla  a las necesidades que tienen de mantener su esquema electoral.
La Constitución congeló en 178 el número de diputados que serán distribuidos por provincias de acuerdo a su densidad de  población, sin que ninguna tenga menos de dos representantes.
Cierto es que son los colectivos políticos los protagonistas de las elecciones, pero por encima están los ordenamientos jurídicos que ellos mismos aprobaron. El último censo registró un aumento de población en el Gran Santo Domingo y la Provincia La Altagracia, mientras que en otras hubo descenso de residentes.
Esta situación es la que presiona para que haya una redistribución de legisladores con lo que se afecta las aspiraciones de políticos en varias provincias. Los partidos quieren que el mandato constitucional se aplace para las elecciones del 2020 para poder seguir adelante con sus esquemas de selección.
La JCE está sufriendo las presiones de los partidos, como si fuera un invento malicioso esto de redistribuir las diputaciones por zonas. Cuando los congresistas aprobaron la Constitución vigente y la reforma para permitir la reelección presidencial, no se les ocurrió pensar en modificar lo relativo a la distribución de los diputados.
Tampoco lo contemplaron en los esquemas de sus actividades para las próximas elecciones porque sabían o debían saber que esto estaba programado. Los resultados del Censo de Población y Familia y los ordenamientos de la Constitución no son algo secreto.
Las perturbaciones internas en varios de los partidos pusieron como prioritario la reelección, recomposición interna, composición de los organismos de dirección o creación de nuevas entidades  dejando como  algo secundario el tema de la reubicación por zona de los diputados.
La direcciones partidarias seguro que tienen en su plan de operaciones que le pueden tumbar el pulso a la  JCE haciendo que se no se cumpla con la constitución, pero pueden usar un mecanismo más rápido y eficiente, que es la modificación constitucional.
Ya hace mucho que se han planteado volver a cambiar el articulado. Ahora es el momento de emprender la nueva jornada legislativa. Podrían aumentar el número de diputados, poner dos senadores de acuerdo a una cantidad de terminada de votantes por provincias y de pasada eliminar el enojoso impedimento para que Danilo no pueda elegirse de nuevo.
¡Vamos, que el poder es para usarlo!
Por Alfredo Freites ;-