lunes, 20 de julio de 2015

VIDEO: Esto es oro igual

  Esto es oro igual
Pasar de 26 a 5 es mucho cuando se trata de tasa de interés, dinero prestado y millones de pesos. Esos 21 puntos porcentuales menos cambiaron la vida de los productores de hierbas aromáticas, condimentales y medicinales de Cotuí. 

Fotos | Video

Liberación es la palabra adecuada para describir lo que sucedió luego de la visita sorpresa de Danilo Medina, porque estos hombres y mujeres del campo se liberaron de la esclavitud de trabajar para pagar intereses a un banco y vivir cansados. 
“Nos estábamos asfixiando, no aguantábamos. Lo que producíamos era para pagar a la banca. No era rentable”, recuerda Francisco Ventura, presidente de la cooperativa. 
Organizados en la Cooperativa Agropecuaria y Servicios Múltiples de Cotuí (COOPASEMUCO), sus líderes, encabezados por Francisco Ventura, recibieron la visita sorpresa del presidente de la República el 16 de febrero del 2014. El presidente quedó sorprendido, dicen orgullosos, de la laboriosa terquedad de estos agricultores por echar a andar las 10 naves de invernaderos bajo las cuales producen tomillo, salvia y romero. 
“Somos los primeros en toda Latinoamérica en ser productores de hierbas aromáticas, condimentales y medicinales”, informa Juan Reyes, encargado de producción. 
Como resultado de la visita sorpresa, Danilo Medina dispuso que el FEDA (Fondo Especial para el Desarrollo Agropecuario) les facilitara 14 millones de pesos a una tasa de 5% anual y pudieran liberarse del banco que les había prestado al 26% de interés anual. 
La ventaja de producir las hierbas en ambiente controlado (explicación correcta de lo que es un invernadero) es que pueden producir el año entero. De hecho logran 12 cosechas al año. La clave del éxito es tener por adelantado comprador asegurado. Y lo tienen. 
Están exportando entre 7,000 y 10,000 kilogramos por semana de tomillo, salvia y romero a Canadá y Estados Unidos a través de Flores de Jarabacoa, empresa con la que se han asociado. 
Construimos patria libre y próspera cuando, con políticas de democratización del crédito, liberamos a nuestros productores agropecuarios del castigo de altas tasas de interés bancario.