lunes, 20 de julio de 2015

¡Un abuso inaceptable…!

Cada vez se hace más evidente que la República Dominicana tendrá que endurecer su posición frente al conflicto haitiano para negociar con dignidad y hacer respetar su derecho soberano a regular una inmigración desbordada y amenazante que pretende imponerse por encima de la Constitución...
...Y para eso hay que prepararse ante la evidencia cada vez mayor de que se urden planes peligrosos que superan por mucho “las fantasías” de quienes denunciaban insistentemente propósitos transnacionales para fusionar en uno solo los dos países que comparten la isla.
Lo que dijo el secretario de la OEA, Luis Almagro, a una cadena de televisión norteamericana en el sentido de que Haití y República Dominicana son un país de la misma isla, es justamente la confirmación de la trama que empezó a concebirse a mediados de la década de los 90 cuando esos organismos y las potencias que los sustentan llegaron a la conclusión de que Haití es una nación inviable.
Es importante destacar que Almagro luego quiso corregir lo que dijo al percatarse de la herida tan profunda que causó a la sensibilidad dominicana y ante la respuesta contundente del gobierno de Danilo Medina que lo descalificó como mediador en este diferendo...
...Pero lo que dijo este señor uruguayo --con vínculos comprobados con la dictadura de Pinochet y por lo que los chilenos lo odian y repudian--, es lo que piensan también el secretario de la ONU, Ban Ki-Moon, y las élites gobernantes de Francia, Canadá y Estados Unidos.
A Almagro no se le “chispoteó”, como dice El Chavo, sino que reveló imprudentemente su forma de ver la “solución” del grave problema haitiano a través de nuestro país.
El editorial de Franjul
El Listín publicó anteayer un editorial bajo el título “No podemos caer en la trampa” para analizar con mucha agudeza la declaración que el secretario de la OEA dio y luego quiso retirar...
En principio, plantea la pieza editorial, parecería que esa declaración imprudente “es algo que podría aceptarse como un disparate más de alguien que no parece conocer la geografía política mundial. (...) Pero en realidad traduce lo que puede ser una soterrada estrategia para promover un híbrido binacional fuera de toda lógica histórica”.
En ese contexto del análisis, el director de este diario, Miguel Franjul, sostiene:
“... Almagro no promueve una conciliación de intereses, sino una imposición de reglas (...), y es evidente que está usando el escenario de la OEA y su condición de secretario general para llevar el país a una trampa y hacerle aceptar una política de libre tránsito de ciudadanos de uno y otro lado, que es casi como borrar de un tirón los límites territoriales y dar paso a una fusión o hibridación de ambas naciones en una sola isla”.
¿Lo nuevo? ...Que lo dijo
Lo más próximo al atrevimiento de Almagro fue lo que dijo hace algo más de un año el secretario de la ONU al preguntarse: ¿Cómo es posible que en una isla tan pequeña existan dos países cada uno con 10 millones de habitantes y características tan distintas?
En el contexto de esa ignorancia histórica cabría la inquietud de Franjul: “Eso puede aceptarse como un disparate más de alguien que no parece conocer la geografía política mundial...” Pero lo cierto es que uno y otro lo saben todo.
¡...Y saben más: saben que el plan es fusionar la isla!
Por César Medina ;-