domingo, 5 de julio de 2015

Supplice admite que Haití no ayudó a sus migrantes

Daniel Supplice
EMBAJADOR HAITIANO EN EL PAÍS
REITERÓ QUE EL PROGRAMA DE IDENTIFICACIÓN FUE UN VERDADERO FRACASO
Santo Domingo;- El embajador de Haití en Santo Domingo, Daniel Supplice, admitió que su país no pudo ayudar a que miles de inmigrantes haitianos residentes ilegalmente en República Dominicana se inscriban en el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros (PNRE), debido al fracaso del programa de documentación de inmigrantes que llevaron a cabo las autoridades haitianas en territorio dominicano.
“Si no somos capaces de identificar a nuestros ciudadanos en casa, no veo cómo podríamos haberlo hecho afuera”, dijo Supplice en una entrevista concedida a Le Nouvelliste, que el periódico haitiano publicó este sábado.
Haití lanzó en julio del 2014 el Programa de Identificación de Inmigrantes de Haití (PIDIH) con el que las autoridades haitianas buscan documentar a sus compatriotas en República Dominicana, en un esfuerzo que sería llevado a otros países.
Presiones
Debido a presiones de inmigrantes haitianos y a fallas en su aplicación, el gobierno haitiano quitó el manejo del plan al Ministerio de Asuntos de Haitianos Residentes en el Extranjero (MHAVE en francés), y lo pasó a la Cancillería, redujo el costo de la dotación del documento de identidad de 2.500 a 1.000 pesos (22,7 dólares), y abrió en abril dos oficinas en Santiago  para reforzar la que funciona en Santo Domingo.
“Ya he ordenado el cierre del proyecto”, dijo Supplice.
“Nosotros somos los responsables de lo que hoy sucede con nuestros compatriotas”, agregó el embajador, para quien no fue “muy buena idea” ejecutar el PIDIH en el contexto posterior a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el derecho a la nacionalidad dominicana.
Si bien Haití se había fijado la meta de identificar a 200.000 personas, sólo 52.000 haitianos indocumentados que viven en República Dominicana figuran en la actualidad inscritos en el PIDIH, de los cuales apenas 2.000 han recibido su pasaporte y otros 15.000 su tarjeta de identificación nacional.
Según Supplice, en los diez días anteriores al vencimiento del PNRE, alrededor de 30.000 haitianos pudieron inscribirse en el programa gracias a un documento de identificación especial entregado por las autoridades dominicanas.
El diplomático reveló que le vino la idea de contactar al ministro dominicano de la Presidencia, Gustavo Montalvo, para ver la manera de permitir que muchos más haitianos puedan inscribirse en el plan de regularización,  tras lo cual el gobierno dominicano aceptó su sugerencia.
A mediados de mayo, Roudy Joseph, representante de dieciocho organizaciones de haitianos y de dominicanos de ascendencia haitiana, pidió al gobierno de República Dominicana ampliar el plazo para regularizarse, y criticó la “ineficacia” de su país para desarrollar el programa de documentación, que ha impedido que miles de indocumentados puedan aplicar al plan de regularización.
SANTA LUCÍA SE SUMA A CRÍTICAS DEL CARICOM
(EFE) Bridgetown El primer ministro de Santa Lucía, Kenny Anthony, criticó ayer a República Dominicana por tratar de poner en práctica una “escandalosa e inaceptable” política migratoria que implica la deportación de personas de ascendencia haitiana. En declaraciones a la prensa durante la última jornada de la cumbre que la Comunidad del Caribe (Caricom) celebra estos días en Barbados, Anthony no quiso pronunciarse sobre la posición conjunta de la organización territorial en esta materia.
Sin embargo, enfatizó que Santa Lucía “permanece totalmente en contra” de esta política dominicana. “No creo que República Dominicana entienda la profundidad de los sentimientos, la decepción de los líderes del Caribe en esta materia”, dijo, tras advertir que este “muy bien podría ser un punto de inflexión en la relación entre la región” y ese país.