lunes, 29 de junio de 2015

Necropsia establece causa muerte de Job

José Miguel Rodríguez Almonte (Job)
DESCARTA FUERA DEGOLLADO
Santo Domingo;- Los resultados de la autopsia practicada al cadáver del sicario José Miguel Rodríguez Almonte (Job), vinculado en el asesinato del periodista Blas Olivo, determinó que la muerte se produjo por cuatro heridas por proyectiles de arma de fuego cañón corto, de estas dos tuvieron orificios de salida y dos se recuperaron.
De acuerdo a los resultados de la autopsia, realizada por el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), las cuatro heridas tuvieron una trayectoria de derecha a izquierda, descartando con ello la versión de que el mismo fuera degollado en la prisión en la que estaba encerrado.
De acuerdo con la Procuraduría General de la República, Rodríguez Almonte resultó muerto en el Centro de Corrección y Rehabilitación de Monte Plata, al enfrentar con un arma de fuego a las autoridades actuantes, durante una requisa practicada por agentes de la Policía Nacional.
Según el informe preliminar, dos de las heridas tenían características a distancia intermedia y las dos restantes de heridas a distancia.
Señala, además, que la herida numerada uno, con orificio de entrada por región retroauricular derecha y salida por el pabellón auricular izquierdo, fue a distancia intermedia.
y esencialmente mortal, ya que produjo daño a la masa encefálica y cerebelo.
Sostiene que la herida numerada dos, con orificio de entrada por región malar derecha y salida por región fronto-temporal izquierda, fue a distancia intermedia y también esencialmente mortal, ya que produjo daño en la masa encefálica.
Destaca que la herida numerada tres, con orificio de entrada por el cuello, sin salida, donde se recuperó proyectil en músculo supraescapular izquierdo, es simplemente mortal, solo afectó músculo y hueso.
En tanto que la herida número cuatro, con orificio de entrada por epigastrio, sin salida, donde se recuperó proyectil en músculo espinal de la masa común izquierdo, es circunstancialmente mortal, ya que produjo daño en hígado y pulmón izquierdo.
“Es una muerte violenta, de etiología médico legal homicida. El mecanismo de muerte es un paro cardiorrespiratorio por laceración de bulbo raquídeo”, apunta el informe del Inacif.