domingo, 21 de junio de 2015

Haití dice no aceptará a “despojados de nacionalidad dominicana”

Un joven haitiano aparece en el lado dominicano
de la frontera con Haití, en la localidad de Jimaní,
por donde cientos de sus compatriotas han pasado
durante los últimos días en un proceso de retorno
voluntario que crece cada día. El gobierno haitiano
ha garantizado la recepción de estas personas.
ANTE LAS EVENTUALES REPATRIACIONES DESDE RD.
LA MEDIDA MIGRATORIA PONE EN EJECUCIÓN DECLARACIONES DEL PRESIDENTE DE HAITÍ
Jimaní, Independencia;- Las autoridades de Migración de Haití tienen una orden ejecutiva de no recibir como repatriados a personas que hayan sido “despojadas de la nacionalidad dominicana”, en referencia a la sentencia 168/13 emitida por el Tribunal Constitucional dominicano que delimitó quiénes, y cómo se accede a la nacionalidad dominicana.
La orden le pide a las autoridades de Migración hacer la “distinción” de los migrantes indocumentados y de las personas afectadas por la sentencia, que le negó la nacionalidad a una mujer de padres haitianos, Juliana Deguis, porque estos estaban en condición “de transito” y sin documentación migratoria regular, según la sentencia del tribunal dominicano.
El funcionario haitiano que ofreció la información, y que pide reserva de su nombre por no estar autorizado a ofrecer declaraciones, comentó que las coordinaciones para las futuras repatriaciones están muy avanzadas con la dirección dominicana.
La medida solo es la ejecución a las declaraciones del presidente de Haití, Michelle Martelly, que hace unos días reveló que una comisión integrada por la Unión Europea, la comunidad de Estados del Caribe y Haití supervisarían las repatriaciones, informaron medios haitianos.
“No habrá una cuestión de Haití, es de derechos humanos”, habría dicho el jefe de Estado haitiano, citado por el periódico Le Nouveliste.
Cuando el funcionario del gobierno de Haití habla de “despojo de la nacionalidad dominicana”, se refiere a las personas impactadas por la sentencia que nacieron en República Dominicana y tenían documentación que les acreditaban como ciudadanos dominicanos, y que por no estar sus padres con documentación regular necesitaban ajustarse a la Ley de Naturalización o al Plan de Regulación.
El protocolo diseñado por ambas naciones para las repatriaciones de migrantes indocumentados indica que el país expulsor debe notificar a su vecino para que este reciba a los inmigrantes en un punto fronterizo. Ambas naciones han habilitado instalaciones en sus territorios como centros de gestión para los repatriados.
“Si nos los traen (repatriados de ascendencia dominicana) no los recibiremos, se los devolvemos”, comentó el funcionario de la vecina nación.
Mudanza. Se ha convertido en una escena frecuente
en los últimos días ver a familias pasar voluntariamente
con mudanzas del territorio dominicano hacia Haití.
Las repatriaciones de haitianos desde República Dominicana no han comenzado formalmente por los puntos fronterizos de Elías Piña y de Jimaní, donde solo se registra el retorno voluntario de personas asustadas de perder sus pertenencias, en caso de ser detenidos y repatriados al momento.
Plan
República Dominicana concluyó el miércoles su Plan Nacional de Regularización, un espacio de 18 meses para que los extranjeros sin documentos, y con arraigo social demostrable, pudieran optar por la obtención de documentación para su residencia en el país.
En el Plan de Regularización se inscribieron 288,466 personas, la mayoría procedentes de Haití, la comunidad migrante más amplia que reside en República Dominicana.
Ese cierre del plazo ha levantado todas las alarmas de masivas deportaciones hacia Haití, y refuerza esa teoría la adquisición del gobierno de autobuses para la Dirección de Migración, y también adiestró a su personal cívico y militar para el trato de los futuros repatriados en derechos humanos y dominio del creole, la lengua nativa de los haitianos.
Las personas pasibles de deportaciones son las que no se acogieron al Plan de Regularización. Quienes sí lo hicieron tienen un plazo de 45 días a contar del pasado miércoles para completar la documentación requerida y así acceder a la ciudadanía dominicana.
El funcionario haitiano que ofreció la información también reveló que la Defensa Civil de Haití avanza en las coordinaciones para brindar el mayor apoyo posible a las personas que regresan a su país, coordinado la gestión de los centros de acogida que se construyen en su territorio.
Deportaciones
Repatriaciones por el cierre del Plan de Regularización aun no ocurren en Jimaní, el paso fronterizo más cercano a la capital haitiana. Sin embargo sí se han producido devoluciones de ciudadanos que pasaron hacia la comunidad dominicana los días de mercado binacional, la actividad económica más importante de la zona, y allí se quedaron.
El martes, por ejemplo, las autoridades haitianas tienen registros de 24 personas devueltas desde Jimaní; el miércoles, el día que cerró el Plan de Regularización, no se produjeron devoluciones y el jueves las autoridades dominicanas les entregaron a 9 personas. El viernes hicieron lo mismo con otras seis.
República Dominicana instaló un centro de acogida para los futuros repatriados en Jimaní, un espacio dividido en dos alas para recibir hombres y mujeres, con camas y baños. Está ubicada en la fortaleza El Rodeo. Allí se reunieron los jefes de migración en Malpaso de Haití, Maxrau Glaudin, y el coronel Liriano González, jefe dominicano en Jimaní.
TRES IMÁGENES, TRES HISTORIAS
1 Las bases de las camas, a la espera de colchón, en el centro de acogida de migrantes que serían repatriados por Jimaní, provincia Indenpendencia, el paso fronterizo más cercano a la capital de Haití. El espacio está dividido para hombres y mujeres, y cuenta con baños.

2 Dos soldados del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza (Cesfront) cierran el portón divisorio entre República Dominicana y Haití en Jimaní. El polvo y el sol, como siempre, característicos de este paso fronterizo.

3 Una mujer recibe el visto bueno tras ser analizado su pasaporte por personal de migración en Jimaní. Quienes no tienen documentos al día pasan largas horas rogando para ingresar a territorio dominicano.