miércoles, 24 de junio de 2015

¡El país está bajo asedio!

Ralph Gonsalves, primer ministrode San Vicente y las Granadinas
No puede permitirse tanta calumnia, tanto descrédito sobre la base de una mentira más grande que la Muralla China y que de tanto repetirse se viene convirtiendo en una gran amenaza internacional contra nuestro país, contra nuestra soberanía, contra nuestra independencia… El cerco cada vez se estrecha más sin que se produzca una reacción proporcional al daño que se está provocando y con la suficiente contundencia para dejar claro que República Dominicana --como todos los demás países, incluyendo a Haití--, tiene el derecho soberano de aplicar su política migratoria.
Los haitianos que están regresando a su país lo hacen por voluntad propia, conscientes de que su situación de ilegalidad los coloca al margen de la ley y llegado el momento deberán ser repatriados.
Pero eso todavía no ha ocurrido.
Por el contrario, las autoridades dominicanas viabilizan el retorno a todos los que deseen acogerse a esa expresión magnánima del Estado dominicano sin cobrarles un solo centavo para que viajen en autobuses confortables, con aire acondicionado y refrigerio incluido.
A pesar de que está vencido el plazo para acogerse al plan de regularización, los inmigrantes que por cualquier razón quedaron fuera no han sido perseguidos ni apresados ni repatriados… Las autoridades, en cambio, agotarán todos los medios para que regresen voluntariamente.
A pesar de eso, la campaña internacional contra el país es brutal. El hostigamiento no sólo es intenso en el orden diplomático sino también despiadado en algunos organismos internacionales y sus oenegés que funcionan como satélites de presión en casi todos los países occidentales y especialmente latinoamericanos.
… Presión sin límites
Los embajadores que representamos a la República Dominicana en países de la región estamos asediados por grupos de presión --en su mayoría sin ninguna representación reconocida y sin ninguna acreditación legal--, que atiborran cada día nuestras sedes con pasquines y documentos apócrifos que contienen todo tipo de acusaciones.
Para esta semana se han anunciado piquetes y manifestaciones de protestas en varias embajadas dominicanas, pero los convocantes ni siquiera se identifican o por lo menos los nombres y el papel timbrado que utilizan son desconocidos por las instancias diplomáticas consultadas.
Embajadores de países amigos se mantienen en consultas constantes con muchas de las embajadas dominicanas en expresión de solidaridad y apoyo ante un acto de soberanía de un país que sólo ha ejercido su derecho a regularizar la inmigración extranjera similar a como se estila en todas partes del mundo.
En el día de ayer cinco embajadores de países amigos visitaron a un embajador dominicano en Centroamérica para expresarle solidaridad, y prometieron que solicitarán autorización a sus respectivas cancillerías para hacer público su apoyo al pueblo dominicano.
Gonsalves causa escozor
La manifestación de solidaridad se produjo como consecuencia de la insólita declaración del primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, que el lunes acusó a la República Dominicana de negar la ciudadanía “a dominicanos hijos de haitianos por razones étnicas”.
“Ese señor no puede considerar inaceptable la política migratoria de ningún país siempre que se haga en el marco de sus derechos soberanos”, dijeron los diplomáticos que se mostraron asombrados ante la declaración del primer ministro de la pequeña isla caribeña.
Lo que sugieren es que la República Dominicana movilice su servicio exterior para explicar a gobiernos amigos, a embajadores y a organismos internacionales la naturaleza del problema, y en particular lo flexible que ha sido el gobierno dominicano para facilitar la regularización de los extranjeros…
Por César Medina ;-