jueves, 4 de junio de 2015

¿Cual será la oposición política ahora?

Cuando conocí a Danilo Medina en el año 2004, supe de inmediato que hablaba con un hombre íntegro, buen amigo, hábil administrador del poder que ostentaba, y de formación cristiana.
Nadie puede regatearle méritos, mucho menos después de la labor que ha desarrollado como Presidente, aunque entiendo que muchas cosas que hubiese querido hacer, por razones de estrategia política, no ha podido hacerlas.
Hago este preámbulo, para que se comprenda mi criterio de que, llámese Danilo Medina o Juan XXIII, la concentración de poder en un solo hombre es altamente peligrosa, tal lo ha demostrado la historia de todo el mundo, en razón de que el poder absoluto suele corromper, generalmente por la presión del anillo que rodea a los líderes, cuyos integrantes desarrollan insaciables ambiciones.
Con la recomposición partidaria que vemos hoy alrededor de un hombre, roguemos porque Danilo esté inmunizado contra esa enfermedad y mantenga íntegros sus propósitos de culminar con una gestión lo más impecable posible. Con las adhesiones del PRSC y el otrora “glorioso PRD”, hemos llegado al punto en que parecería no existir oposición a un poder que luce imbatible.
La misión ahora del núcleo mediático gubernamental, será desmeritar al único posible candidato que podría representar competencia a la reelección: Luis Abinader. Pero ¡cuidado con subestimar esa oposición!, porque el “voto duro” del perredeísmo, siempre rondando el 30%, ése que no se va con Miguel al Gobierno, probablemente se incline hacia el PRM.
Si no lo hace por Abinader, lo hará por fi delidad a Hipólito, quien, tras habérsele zafado el gatillo diciendo que si Danilo iba de candidato, él se retiraría para Gurabo, deberá ahora fajarse con un plan de campaña pueblo por pueblo, para reactivar a sus seguidores.
Cierto que Abinader no es aún un “líder de masas”, pero el PRM se ha convertido por default en “la oposición”, cuando hay un 40% de votantes en busca de una opción diferente.
Veremos si el PRM sabe aprovechar esta oportunidad.
Por Freddy Ortiz ;-