lunes, 9 de marzo de 2015

RD pone condiciones para reabrir consulados en Haití

NO ES UN MENSAJE DE RETALIACIÓN 
EL CANCILLER DICE QUE EL GOBIERNO HAITIANO TIENE QUE DAR MUESTRA DE SINCERIDAD 
Santo Domingo;- El ministro de Relaciones Exteriores de la República Dominicana, Andrés
Navarro, declaró ayer que a pesar de haber tomado la firme  medida de cerrar provisionalmente sus cinco consulados en Haití “la República Dominicana no quiere romper las relaciones con ese país”.
“Hemos cerrado nuestras misiones consulares de manera temporal y hemos llamado a nuestro personal de la embajada como una medida preventiva, como una especie de compás de espera hasta que el Estado haitiano dé un paso creíble y nos proporcione garantías de la integridad física de nuestro personal y nuestras misiones, de acuerdo a como lo establece la Convención de Viena”, precisó Navarro.
Aclaró que no se trata de un mensaje de retaliación ni tampoco de pretensión de cortar las relaciones con Haití, “sino un compás de espera para  que el gobierno haitiano reaccione de forma adecuada, de manera que se puedan restaurar el diálogo y la negociación para resolver  la situación de manera definitiva”.
Navarro expuso su parecer durante una entrevistado  en el programa de televisión “La Otra Cara”, que se transmite todos los sábados a las 10 de la noche por Señales TV, canal 40 de Tricom y Claro.
Cuestionado en torno a si las autoridades haitianas han pedido alguna reunión de manera formal a la República Dominicana, el canciller Navarro dijo que, hasta el momento, “las autoridades de Haití no han emitido ninguna respuesta formal ante las violaciones a nuestros consulados, pero tampoco han pedido formalmente alguna reunión bilateral”.
Sin embargo,  sostuvo que las autoridades dominicanas están en disposición de reunirse con ellos para reanudar los buenos niveles de relación y hermandad que deben existir entre ambas naciones.
Ratificó que a pesar de que es una medida difícil, al Estado dominicano no le quedó otro camino que cerrar los consulados en Haití porque lo acontecido allí en contra de esas misiones dominicanas “no lo aceptaría ningún país del mundo y, por tanto, nuestro gobierno jamás puede aceptarlo”.
El canciller dominicano dijo que a pesar de los problemas históricos con Haití los dominicanos nunca han  entrado a un consulado haitiano a irrespetar su bandera o tratar de cambiarla por una dominicana. “Eso es impensable”, dijo.
En cuanto a la actitud del Estado dominicano frente a las acusaciones del CARICOM, Navarro señaló que el país no puede actuar de manera inmadura ante esta situación y que “debemos usar todos los mecanismos  para demostrarle a ellos que están equivocados y actúan con prejuicios frente a nosotros que somos el país más solidario con Haití”.