jueves, 5 de marzo de 2015

|HISTORIAS|: Ojalá ser un ejemplo

 Ojalá ser un ejemplo
Lorenza dice que le gustaría ser un ejemplo para sus vecinos, en Villa Consuelo, Santo Domingo. Y lo es. Mujer extraordinariamente trabajadora, ha tenido éxito en el negocio de preparar comidas. Pero esto no es lo que la hace ser un ejemplo.
Lo que la hace ser un ejemplo es cómo ha conseguido lo que tiene y cómo lo gestiona. Con decencia, buena vecindad y mucho trabajo. Y comenzó con nada.
Para alcanzar el éxito nunca quiso reventar al que se le cruzaba en el camino, nunca quiso ni ha querido tratar a sus colaboradores, proveedores y clientes como enemigos. 
A pesar de que la sociedad y las llamadas "leyes del mercado" la empujaban (la empujan todavía) a envilecerse, Lorenza Leiba conservó su alma intacta. 
Ese ha sido su mayor triunfo.
Se siente plena, llena. "No me falta nada, tengo todo lo que necesito", confiesa.
Servir a los demás, comenzando por su familia y vecinos, es su rutina. "Lo que más me gusta de mi trabajo es el servicio que le doy a los demás".
Lorenza Leiba es motivo de orgullo para otras mujeres y para muchos hombres también.
Con mujeres como ella y miles más construimos patria todos los días en los barrios y campos de la República Dominicana. Patria grande, solidaria y próspera fundada en el amor al prójimo.

Historia de mujeres. Historia de verdad.