jueves, 19 de febrero de 2015

Exprocurador Jiménez Peña: denuncias de Quirino unificaron al PLD

Santo Domingo ;- El exprocurador general de la República, Radhamés Jiménez Peña, calificó como “algo cómico” las imputaciones que hace el extraditado narcotraficante Quirino Ernesto Paulino contra el expresidente Leonel Fernández.
 “Un narcotraficante confeso que se supone, según los cálculos de la propia DEA, que exportó hacia Estado Unidos o introdujo a territorio norteamericano alrededor de 30 toneladas de cocaína, ahora es un hombre serio y un hombre honorable”, planteó.
Entrevistado en el programa “Enfoque Matinal”, que se transmite por NCDN, canal 37, criticó que “se le haya dado el carácter como si fuera el Papa a la palabra de un delincuente”. Dijo que no le preocupa esas declaraciones debido a que se trata de una comedia.
Consideró correcta la decisión del procurador Francisco Domínguez Brito de no investigar esas imputaciones.
Denuncias unificaron 
Sobre las posibles consecuencias que pudieran acarrear las denuncias de Quirino contra el expresidente Fernández, a juicio de Jiménez Peña, “no hay nada malo que no tenga nada bueno”.
“Eso sirvió para unificar al Partido de la Liberación Dominicana en torno a la figurara del presidente del partido, doctor Leonel Fernández. Son todos los compañeros, no importa la simpatía interna, se han expresado apoyando al compañero Leonel Fernández”, aseguró el político.
De igual modo, entiende que a lo externo tampoco afectará a la figura de Fernández.
Reelección 
Sobre el tema de la repostulación presidencial, el exprocurador de la República entiende que intentar modificar la Constitución con apenas cinco años de vigencia sería extemporáneo.
“Esta Constitución se blindó, esta Constitución estableció la figura que se llama el Referéndum Aprobatorio, el artículo 2-72. Lo que quiere decir es que para determinadas situaciones que se quiera modificar la Constitución, se requiere de que eso, una vez aprobada la reforma, eso se someta a la aprobación del pueblo y debe participar mínimamente un 30 por ciento del universo electoral y de los que participen, el sí o el no, tiene que sacar un 50 por ciento”, explicó.
En ese sentido, consideró que la Carta Magna no es un documento cualquiera que surge como coyuntura de un grupo político que quiera modificarla para beneficiarse de ella sin ningún tipo de opinión ni participación.