viernes, 6 de febrero de 2015

Error infantil de Roberto

Error infantil de Roberto
Roberto Rosario
Roberto Rosario dice que la reelección exigiría la aprobación de cinco leyes, tres de ellas de mayoría calificada y todas vinculantes, además de un referéndum que por sí mismo equivaldría a unas elecciones generales con un costo superior a los 800 millones de pesos. O sea, que es casi menos que imposible.
Y como hace muchos años el actor mejicano Arturo de Córdoba inmortalizó la frase “amor, con amor se paga”, ese adelanto le pasará factura al locuaz presidente de la JCE, aunque él no haya alcanzado a medir en toda su dimensión los efectos políticos de sus palabras.
Porque el papel de la Junta es organizar las elecciones, aceptar o no las candidaturas propuestas y luego determinar al ganador, que ni siquiera le corresponde la materia contenciosa en poder del Tribunal Superior Electoral, de conformidad con la Constitución de 2010.
Adelantó juicios sobre un tema fuera de su jurisdicción, como la reelección presidencial, una osadía que tendrá para él un costo político, una declaración imprudente sobre un acontecimiento que él sabe bien --por las mismas razones que cita--, que difícilmente puedan producirse. Pareció una maldad más que un juicio atildado.
Roberto olvidó que en términos partidarios Danilo tendrá mucho mayor poder de decisión cuando salga del poder en el dieciséis.
Su pleito con Danilo...
Roberto Rosario arrastra un viejo pleito con Danilo Medina... Danilo Medina lo llevó a la Junta y lo impuso luego como presidente de la Cámara Administrativa y más adelante como presidente del organismo a despecho de compañeros políticos de ambos que siempre lo objetaron.
Nadie puede negar que ha hecho un gran trabajo en la Junta, como también es innegable que ha recibido el apoyo de los dos presidentes de la República con los que ha tenido que lidiar desde ese cargo que, por suerte para él, son ambos sus compañeros de partido.
Roberto podrá presentarse ahora con la independencia partidaria que jamás ha tenido, aunque cosa distinta es invocar su irrefutable imparcialidad en las decisiones que ha debido asumir como presidente del pleno de la JCE.
Incluso, a su favor podría hasta argumentar que para cuidarse de su tinte partidario ha tomado decisiones en perjuicio de su partido, el PLD. Lo cual no lo exime de su membresía histórica peledeísta... Al contrario, lo incrimina en la falla doble del árbitro que canta adrede una mala decisión para compensar un error anterior.
... Un pésimo manejo
Por supuesto, la entrevista en el Desayuno del Listín fue un palo. Franjul, Fabio y sus compañeros se lucieron en una entrevista que desnudó al esquivo presidente de la JCE sobre un tema que había evadido inteligentemente por mucho tiempo.
Lo pusieron a decir cosas que probablemente Roberto no pensaba decir, y mucho menos profundizar sobre un tema tan brumoso en un escenario irreal y casi imposible como es la eventualidad de una reforma constitucional para hacer posible la reelección.
Dicho como lo dijo, Roberto aparece como el portador del peor percance del danilismo, y ese no debe ser su papel en este momento. La ley es la ley, y la Constitución es la Constitución...
...Estrujársela en la cara a Danilo en este momento es otra cosa... Porque parece revanchismo por unos fondos que no llegaron. Y eso, sin duda, tendrá un alto precio en el futuro político de Roberto.
Por César Medina ;-
lobarnechea1@Hotmail.com