jueves, 26 de febrero de 2015

Canciller advierte es "inaceptable" actitud de Haití

El canciller Andrés Navarro respondió 
enérgicamente a las autoridades haitianas, 
que acusan de racismo a los dominicanos. 
Le acompañan los viceministros 
César Dargam y Alejandra Liriano. 
Santo Domingo;- El canciller Andrés Navarro rechazó anoche el nivel de hostilidad que ejerce Haití hacia este país y dijo que en República Dominicana no hay racismo ni xenofobia contra los haitianos que residen en el país.Reprochó la irrupción de ayer a la embajada dominicana en Puerto Príncipe, donde un grupo de manifestantes trató de mutilar y quemar la bandera. “La paciencia tiene un límite. No estamos dispuestos a aceptar una campaña de esa naturaleza (de que en el país hay racismo)”.
Explicó que un grupo de haitianos apedreó e irrumpió en la Embajada dominicana en Puerto Príncipe y tomó el asta de la bandera dominicana hasta el punto de querer mutilarla y quemarla. “Un hecho de esta naturaleza ya está desbordando la situación entre ambos países”, dijo. “Obviamente sabemos que aunque no necesariamente sea un acto dirigido por el Gobierno haitiano, es indispensable que haya una muestra clara y responsable de las autoridades haitianas ante el conjunto de atentados sistemáticos que se han estado señalando en los últimos meses contra nuestro consulado y nuestra embajada”, dijo en una rueda de prensa convocada de emergencia, en la que sostuvo que llamó al embajador Rubén Silié a consultas.
Navarro manifestó que República Dominicana ha estado sometida a un chantaje y no “hemios visto la solidaridad del Gobierno hatiano”.
Responde a Brutus 
Explicó que envió una carta de protesta en respuesta a otra comunicación remitida por su homólogo de Haití, Pierre Duly Brutus, en la que acusa a República Dominicana de aplicar políticas racistas y xenofóbicas en contra de los haitianos que residen en el país.
Señaló que “la existencia de grupos en la sociedad dominicana que expresan actitudes en contra de Haití, en ningún caso son compartidas por el gobierno del presidente Danilo Medina, sino que se trata de la expresión de las libertades propias del Estado de Derecho” y que mientras ese segmento de la población no viole el orden jurídico que rige la nación dominicana, “no se le puede imputar responsabilidad alguna al Gobierno dominicano”.
Precisó que “acusar a la República Dominicana de racista y xenófoba no se corresponde con la realidad de centenares de miles de ciudadanos haitianos que conviven pacíficamente en toda la extensión del territorio nacional, dedicados a labores productivas, asistiendo a hospitales, escuelas y disfrutando de otros servicios públicos”. Manifestó que los hechos delictivos aislados en los cuales han resultado víctimas nacionales haitianos, no pueden interpretarse como acciones que corresponden a una política de Estado o a una actitud colectiva de la población dominicana, “pues señor ministro, no ha habido un pueblo y un país más solidario en el mundo con Haití, que la República Dominicana”.
Afirmó que las acciones delictivas que se han producido en el país en los últimos días en contra de dos nacionales haitianos encontrados asesinados, además del robo a la residencia del embajador haitiano Fritz Cineas, obedecen a hechos aislados que las autoridades dominicanas dan respuesta contundente de inmediato, y que en ningún modo responden a la política oficial del Gobierno dominicano, por lo que calificó de “inaceptable que se acuse al país de racista y xenofobia frente a esa vecina nación”. Navarro dijo que el país ha recibido la misiva haitiana con “sorpresa”, ya que en ella se asumen hechos que si bien ocurrieron en la República Dominicana, “de ningún modo responden a la política oficial del Gobierno dominicano”.
Recordó que en el caso del robo a la residencia de Cineas, hecho ocurrido el 5 de febrero pasado, se trató de una acción puramente delictiva que las autoridades policiales y judiciales enfrentaron y esclarecieron de inmediato, con apresamiento de los implicados y su consiguiente sometimiento a la Justicia.
Expuso que un juez dictó medidas de coerción económica contra los implicados en el robo, además de presentación periódica, por lo que el Ministerio Público apeló de inmediato porque había solicitado el encarcelamiento de los imputados. “Esta fue una forma contundente del Gobierno dominicano actuar ante la situación. Pero debo recordarle que en la República Dominicana el Poder Judicial es independiente del Poder Ejecutivo, como expresión de un Estado de Derecho de nuestro país”, subrayó Navarro en su misiva a su homólogo Brutus.
Aclaró que con relación al asesinato del nacional haitiano Henry Claude Jean, encontrado muerto en un parque de Santiago el pasado 11 de febrero del año en curso, “las autoridades dominicanas realizan una exhaustiva investigación con la finalidad de establecer las causas y responsables de tan inaceptable hecho criminal”.
Recalcó al ministro Brutus que en materia de derechos humanos y derechos de inmigrantes, el Gobierno dominicano se ha abocado al más amplio e integral Plan de Regulación conocido en toda la región, disponiendo de 24 oficinas distribuidas a nivel nacional con servicios completamente gratis, con una inversión superior a los 1,200 millones de pesos. “El mundo sabe que hemos hecho ingentes esfuerzos para que el Gobierno haitiano cumpla con su obligación constitucional de dotar de documentación de identidad a sus ciudadanos, permitiendo con esta medida el buen funcionamiento del Plan de Regulación y, sin embargo, hasta ahora la respuesta del Gobierno haitiano ha sido muy limitada ”.
Antes de las declaraciones del Canciller, el diputado de la Fuerza Nacional Progresista (FNP) Vinicio Castillo Semán, le había reclamado que asumiera la defensa externa de la República Dominicana, rechazando la existencia de un Estado de racismo.
Designan a Supplice embajador en RD
El ministro de Asuntos Exteriores de Haití, Pierre Duly Brutus, anunció la dimisión del embajador de esa nación en la República Dominicana, Fritz Cineas. En lugar de Cineas habría sido designado Daniel Supplice, otro diplomático de carrera. Supplice, considerado un estrecho colaborador del presidente haitiano, Michel Martelly, fue designado en ese cargo en marzo de 2013, pero las diferencias entre el gobernante y el Senado del país, impidieron que asumiera el cargo. El nuevo embajador de Haití en la República Dominicana ocupó varios cargos diplomáticos en otras tantas naciones durante la década de los años de 1970 del siglo pasado, cuando el país era gobernado por Francois Duvalier.