Publicidad

Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

domingo, junio 07, 2020

No hubo debate

Entre las muchas cosas dichas por el profesor Bosch en su es­fuerzo didáctico por sacar al país del oscurantismo arrastra­do por la larga dictadura truji­llista, figura la verdad histórica de que “el dominicano es un pueblo sin educación po­lítica”.
A partir de ahí - las cosas no han varia­do tanto, aun hayamos ganado buen te­rreno en el campo democrático -, la falta de conciencia, la ausencia de valores ético-morales lleva a mucha gente en elecciones a desdeñar programas de gobierno trans­formadores, capacidades y experiencias de candidatos, y a inclinar las simpatías por el derrotero populista o clientelar de quien le ofrezca un salami, le brinde un pica pollo o le dé unos pesos por su voto.
Ya arriadas las ideologías y cada día más degrada la acti­vidad política, de votarse preferiblemente por los partidos o por las figuras, se ha ido pasando con todo desparpajo a abrirle es­pacio a quien en determina coyuntura ten­ga mayor capacidad de regalar cosas o de comprar conciencias en la campaña, espe­cialmente si cuenta con carta abierta para el uso de recursos públicos y tiene detrás al Estado como facilitador (¿).
La Ley Electoral, de no haber sido hija de intereses, como la de Partidos, debió hacer obligatorio que los candidatos presiden­ciales intercambiaran ideas y airearan sus propuestas en un debate frente el país, pa­ra que el gran público pudiera medir los al­cances y evaluar capacidades y debilidades de cada aspirante, para ir a lo seguro el día de votar. 
Y es que el evento organizado por la Asociación de Industrias, que excluyó a una parte de los candidatos inscritos en la JCE, no fue un debate, sino una simple lec­tura de respuestas a un temario previo de los empresarios, desde la óptica del interés sectorial. ¿Y los demás temas, como el for­talecimiento institucional, la corrupción y la impunidad, entre otros? 
Por suerte, hu­bo expositores que fueron más allá del pe­dido que les encajonaba y adicionaron otros aspectos de su proyecto de gobierno. Por el esquema elegido y el factor tiempo, no se puede hablar de que uno ganó o de que otro perdió y, mucho menos, de la par­te gestual o de la informalidad de Gonzalo en la ocasión, porque lo último respondía a la línea de “sencillez” con que se le vende. Prometió mucho, para los pocos recur­sos a la vista. Abinader lució bien e hi­zo mejor al decir que eliminará el odio­so y abusivo anticipo (¿). Leonel, con su estilo y peso específico, avanzó una amnistía fiscal amplia y, ante la incerti­dumbre, el reto de mirar hacia dentro, reactivando los sectores productivos, en lugar de la importación de bienes y servicios.
Por Luis Encarnación Pimentel ;-
encar-medios@hotmail.com
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario