Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

sábado, junio 15, 2019

Que se llegue a la verdad

Mientras más disímiles son las versiones que se difunden sobre el atentado a David Ortiz, más dudas se originan en la población acerca de la verdadera realidad del suceso, que solo se esclarecería cuando se sepa el porqué de la tentativa y los hilos invisibles que movieron la trama criminal.
A casi una semana de ese atentado, la sociedad espera que las investigaciones que se realizan sean profundas y profesionales, de fehaciente precisión, como lo amerita un caso de esta naturaleza, no solamente por la espectacularidad de un ataque artero y sorpresivo en una terraza abierta de un bar, sino por el calibre de la figura objeto del atentado.
Al ser David Ortiz un personaje famoso, muy querido por la fanaticada del equipo de los Medias Rojas de Boston, Estados Unidos, por demás con ciudadanía norteamericana, las expectativas se centran en la dilucidación de las causas que originaron este acto criminal y en quién o quiénes maquinaron el plan siniestro.
Ortiz está con vida, milagrosamente, pero la difusión de tantas versiones sorprendentes sobre el entorno de sus amistades, las murmuraciones sobre su vida privada y sobre presuntos autores del ataque, más los testimonios incoherentes de varios imputados como sospechosos participantes directos en una conjura, arrojan más brumas que luces sobre el suceso.
En la concatenación de los hechos y el papel de los hasta ahora arrestados parecen faltar piezas claves que permitan aproximarse a la verdad. El proceso investigativo se encuentra, así, empedrado por estos testimonios y versiones contradictorias, y la misión de la Policía y la Procuraduría es la de hallar la verdad, ante todo, pase lo que pase.
Una de las cosas que al público le parece inconcebible es que se hayan coaligado individuos presos en una cárcel con otros delincuentes de la misma calaña, pero libres en las calles dominicanas, para cometer un crimen por el cual cobraron supuestamente 400,000 pesos sin haber tenido éxito en la misión, usando una pistola que se encasquilló al segundo tiro.
Para la contratación de un número tan alto de sicarios, tomando en cuenta el calibre y fama del blanco del ataque, David Ortiz, la simple lógica indica que los instigadores de la trama apostaron a su éxito, avanzando supuestamente 400,000 pesos que todavía la opinión publica no sabe si han sido recuperados, ni quién los pago.
La investigación tiene que ser impecable, porque no solo es un deber de las autoridades responder a las inquietudes de los ciudadanos de este país y para no permitir que decaiga la confianza en esas instituciones, sino la de satisfacer las expectativas que tienen los millones de estadounidenses que ven en David Ortiz a un héroe deportivo y desean saber por qué quisieron matarlo y quién lo ordenó.
Tomado del editorial de 
Que se llegue a la verdadde la fecha ;-
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario