Publicidad

Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

lunes, marzo 11, 2019

En defensa de Miriam Germán

La presidenta de la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia, magistrada Miriam Germán, fue objeto de una emboscada que pretendió su linchamiento moral ante el país y su posterior destitución deshonrosa de la Suprema Corte de Justicia.
Las acusaciones que hizo en presencia del Presidente de la República y los demás miembros del Consejo Nacional de la Magistratura el magistrado Procurador General Jean Alain Rodríguez no pudieron ser más graves. Decirle al país que un ícono de la honestidad judicial por más de 40 años tiene nexos con el narco y el crimen organizado es algo que reviste una gravedad sin precedentes y que produce un daño estructural al poder judicial de la República Dominicana.
Se intentó el derrumbe de un paradigma de seriedad e independencia judicial, sin aportar ninguna prueba seria que pudiera sustentar tan grave acusación.
Se violaron todos los procedimientos establecidos en el reglamento del propio CNM en materia de objeciones, que prohíbe que éstas puedan ser anónimas y que, además, ordena que sean conocidas de manera previa por todos los miembros de ese alto organismo.
El despiadado ataque sorpresa ante las cámaras tenía un objetivo: intentar que la magistrada Miriam Germán se desplomara psicológicamente y cometiera algún error que pudiera usarse en su contra. Contrario a ello, la magistrada mantuvo la serenidad en todo momento y negó con gallardía las acusaciones contra ella.
Posteriormente se confirmó la denuncia del periodista Dany Alcántara de que la Procuraduría espiaba ilegalmente a la magistrada Germán. Una indignación sin precedentes en la sociedad dominicana en jueces y abogados se ha producido con respecto a esta práctica, que da razón y fuerza a quienes han alertado al país de ominosos planes de dictadura en la República Dominicana.
La gente se pregunta con razón: ¿si esto se lo hacen a la magistrada presidenta de la Cámara Penal Miriam Germán, qué no le podrán hacer a cualquier ciudadano, empresario, político, periodista, profesional, líder de sociedad civil? Creo que todo lo ocurrido fue parte de un plan del “danilismo” gobernante, con el objetivo de tener una excusa para sacar a Miriam Germán de la Suprema Corte de Justicia y de la presidencia de su clave Cámara Penal.
El “danilismo” quiere su Suprema Corte de Justicia a su medida y en ella no cabe Miriam Germán Brito.
Juez independiente desafiante del poder político, a quien nadie puede corromper o amedrentar.
Desde que me gradué en 1986 y empecé a ejercer la profesión de abogado nunca escuché a ningún colega, a ningún sector, cuestionar la honestidad de Miriam Germán. Si el “danilismo” quería quitarla de la Suprema podía hacerlo, con la mayoría que tiene en el Consejo Nacional de la Magistratura.
Su error y lo que ha producido un efecto bumerang con el repudio de la sociedad es haber pretendido, además, lincharla como una juez mafiosa.
La sociedad dominicana ha salido en su defensa de manera cuasi unánime y espontánea, como nunca antes había ocurrido en nuestro país con un funcionario del Estado.
Por Vinicio Castillo Semán ;-
@VinicioSenador

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario