Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

viernes, 8 de junio de 2018

¡Mucho cuidado con el nuevo trujillismo!

República Dominicana vive -felizmente- una auténtica Democracia. Una democracia que lidera un presidente constitucional, el licenciado Danilo Medina.
El presente artículo no es para entrar en el análisis de si el presente gobierno, nacido por la plataforma política del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), es bueno o malo.
Lo que sí hay que defender, y hacerlo desde todos los frentes, es el sistema democrático que impera en nuestro país.
Una democracia producto de la feroz lucha de mucha gente valiosa. Una democracia que le costó a este pueblo mucha sangre, miles de muertes, exiliados, presos políticos, desaparecidos, miles de hombres torturados en cárceles como las famosas La 40 y el Sisal de Azua.
Si hoy nuestro país tiene una democracia auténtica, ha sido producto de miles de hombres y mujeres que lucharon contra la represión, injustas prisiones y asesinatos a mansalva que tuvieron como principales protagonistas a sicarios y criminales al servicio de una férrea dictadura -que masacró a la nación por treinta años- dirigida por un señor llamado Rafael Leonidas Trujillo Molina ajusticiado el 30 de mayo de 1961.
Un sangriento régimen que además de criminal y despótico, se caracterizó por el nepotismo. Fue una dictadura familiar. Todo el erario lo manejaba Trujillo Molina y lo repartía entre su familia, mientras el pueblo estaba en la inopia, sumido en el más sentido subdesarrollo y con más del 50 por ciento de analfabetismo. Más que una nación, República Dominicana, en los casi 31 años de dictadura, era un territorio de habitantes, mayormente, no pensantes.
Si parangonamos el país con la época imperante en la tiranía con lo que vivimos ahora, la diferencia -obviamente- es abismal.
Anotar, porque es un asunto trascendente, que en pleno siglo XXI, un nieto de Trujillo Molina, llamado Ranfis Domínguez Trujillo, aspira a reeditar la satrapía trujillista. ¡Válgame Dios!
Ranfis Domínguez Trujillo, quien tiene como “padrino” a Ismael Reyes, un saltarín de la política vernácula, aseguró que “desconoce” el sistema de gobernanza del dictador Trujillo Molina.
Así lo proclamó porque nació nueve años después de la caída del sangriento régimen. ¡Pero qué señor más ameno!
Tampoco sabe, parece que no ha leído la historia, que en el régimen que encabezó su abuelo fueron asesinadas las hermanas Mirabal y miles de dominicanos que combatieron la dictadura.
Pero tengamos mucho cuidado, porque el nuevo trujllismo quiere trepar hacia el poder.
Por Carlos Nina Gómez ;-
Print Friendly, PDF & Email