Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, 16 de enero de 2018

Es malo imponer candidatos

Las reuniones políticas siempre llevan expectativas y dejan disgustos. La dirección del PRM hizo bien en hacer con tiempo su convención para el reajuste de la maquinaria y limar oportunamente las desavenencias que seguramente afectará más a los ancianos. No es fácil acostumbrarse a la idea de que somos menos útiles. Entiendo que a la política nacional le hace bien la presencia de dirigentes como Paliza que a la luz de hoy luce deslumbrante y lleno de energía con una estrategia de transparencia y conciliación. Critico sí que su soporte y lanzamiento se haga con un amarre bajo cuerda que empaña sus atractivos.
Presentarle al electorado del PRM la candidatura de José Ignacio Paliza y Carolina Mejía como resultado de un pacto, es insano. Hay que dejar fl uir las energías y que se ganen los rangos. Si sus compañeros de partido perciben lo mismo que los de fuera, sería una propuesta exitosa. Las imposiciones pueden resultar traumáticas. También es criticable que los posibles dos aspirantes a la candidatura presidencial hayan tomado baza. El público entiende que los demás aspirantes no cuentan con el respaldo de Hipólito Mejía y Luis Abinader. Puede creerse que los aspirantes a la candidatura a presidente o secretario general del partido son enemigos de los citados líderes. Cierto es que ellos son los dueños de la organización. Es el primer partido que en los últimos tiempos tiene dos propietarios. Esto hace que las acciones se coticen en paridad, pero los pretendidos inversionistas no se sienten a gusto que los hayan convocado a una junta de achante. Serían convidados a un banquete como mirones. Se creía que propuestas como la de Jesús Feris Iglesias tenían alguna posibilidad, pero en el lanzamiento de su candidatura estuvieron ausentes Mejía y Abinader. Son los hechos los que hablan. Así ocurrió con otros aspirantes. Los posibles aspirantes presidenciales exhibieron a las claras sus preferencias. Cuando tocó el turno de Paliza a Mejía no se le vio, pero la fi gura de Abinader le daba respaldo. Carolina Mejía fue sola a presentar su candidatura; pero todos entienden que si Hipólito no la hubiera respaldado no se hubiera atrevido. El padre es jefe de un clan donde es ley, batuta y constitución. El PRM nació con dos liderazgos y eso tendrá efectos en el tiempo. Las competencias dinamizan, son buenas, pero eso no es competencia sino sociedad con intereses divididos.
Por Alfredo Freites ;-
alfredofreitesc@gmail.com
Print Friendly, PDF & Email