Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

sábado, enero 06, 2018

El desafío de la basura

En su segunda semana ardiendo, el vertedero de basura de Haina ha dispersado suficiente humo como para afectar a gran parte de la población con problemas respiratorios.
Lo que describía la gente entrevistada por reporteros del LISTÍN DIARIO, es su desesperación ante el hecho de tener que soportar por más de trece días el humo asfixiante de basura consumida por el fuego.
 “Es una penuria terrible (soportar el humo). Necesitamos salidas reales a esta situación”, declaró Rosa Checo, residente en la urbanización “Don Gelo”, próximo al vertedero del municipio.
Aunque brigadas del cabildo local y tropas de bomberos han estado luchando por extinguir el fuego, hasta ayer no lo habían conseguido y la población sigue soportando –sin alternativas- las consecuencias de la propagación de la humareda.
Otra vez queda al desnudo el serio problema de la falta de una política pública para encarar la necesidad de superar prácticas arcaicas en el vertido (por parte de los ciudadanos) de basura, su recogida, traslado y disposición fi nal por la autoridad.
El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales ya tienen 17 años trabajando en sus atribuciones legales y constitucionales, pero el problema de la proliferación de vertederos improvisados, sin ningún control y mucho menos un plan de manejo, no ha hecho otra cosa que extenderse.
Ya vivimos meses de angustia en la ciudad de Santo Domingo por los conflictos y limitaciones del vertedero de Duquesa, lo que afectó la limpieza de la Capital, pero no exageramos al decir que lo que sucede hoy en el vertedero de Haina, no dista mucho de lo que pasa en la mayoría de las ciudades del resto del país.
Ante problemas tan potencialmente atentatorios contra la salud colectiva, el gobierno y los cabildos no pueden limitarse a “buscar una salida”, sino que a la par de conjurar la situación aguda que padece la población, es necesario plantearse encarar la naturaleza crónica de esa amenaza.
En poco más de un año de la actual administración del cabildo de Santiago de los Caballeros, el que fuera un grave problema de esa ciudad cosmopolita parece controlado mediante un sistema de reciclado y aprovechamiento que debe ser estudiado por las autoridades nacionales y la Liga Municipal Dominicana, para ver si es viable en otras demarcaciones.
La realidad es que el de la basura es un problema que con el tiempo solo se complica y no debe seguir así.
Tomado del editorial de
El desafío de la basura
de la fecha