Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

martes, 19 de septiembre de 2017

¡Réquiem al PRSC!

La gente no conoce la historia o tal vez la ha olvidado, pero la verdadera destrucción del partido legado por Balaguer a gente que nunca lo mereció, se concretó efectivamente en el 2014 cuando Danilo Medina le ordenó a Carlos Morales -entonces canciller-, que se lo entregara en bandeja de plata a Federico Antún Batlle, un fenicio de la política que en la mañana le reza a Dios y en la noche se junta con el diablo.
Quien relevaría a Morales antes de su salida por enfermedad, sería José Hazim, mientras Ito Bisonó sería el secretario de Organización. La noche antes de la asamblea para presentar esa fórmula a los delegados, “se bajó” la orden para presentar una plancha unitaria encabezada por Quique, con el maromero Rogelio Genao de segundo y Bisonó como presidente en funciones.
Hazim se sintió burlado por la jugada política de última hora y ni siquiera asistió a la asamblea. Aún así aceptó que el partido lo nominara dos años después a la candidatura senatorial por su provincia, San Pedro de Macorís, siempre y cuando fuera sin alianzas ni del PLD, ni del PRM ni del PRD. Fue el único que se impuso solo.
Ya mucho antes Quique le había sacado la lengua a los aliados que le entregaron el partido. Negoció una alianza mostrenca con el PRM para entregarle la casilla número tres que ostentaba el PRSC gracias a su vieja alianza con el PLD que lo mantuvo junto a los grandes sentado a la mesa del reparto.
Pero esa negociación no fue tan simple Alguien del litoral reformista le pidió 10 millones de dólares al Presidente Medina para mantener la alianza con el PLD en las elecciones de 2016. Danilo no aceptó el chantaje y de forma cortés le dijo: ¡Levántese y váyase con quien usted quiera!
... Una historia conocida
A quien Quique nunca engañó con su doble estándar habitual fue a Balaguer. El viejo zorro de la política lo mantuvo siempre alejado de su casa y del Palacio, cuando era Presidente. Muchas veces “el viejo Antún” -don Federico, el padre de Quique, cuyo auténtico apodo es Quiqui, por el gallito Quiquiriquí-, visitó a su amigo “Elito” para pedirle que tomara en cuenta a su hijo.
“ Federico, ese muchacho sabe mucho. Sabe más que yo, que tengo casi 200 años Y eso ya es mucho decir”, le espetó Balaguer muerto de risa un sábado mañanero en su casa de la Máximo Gómez, con la intención de quitárselo de encima.
Balaguer apenas llevaba meses de haber retornado al poder en el año 1986 cuando se le planteó la necesidad de que los jóvenes reformistas que tanto ayudaron en su campaña asumieran responsabilidades en el gobierno Leo Matos Berrido -amigo íntimo de Quique y quien años más tarde le haría una jugada sucia en el extinto BNV-, se lo propuso a Balaguer como secretario de Obras Públicas.
-”Usted tiene que haber perdido el juicio para sugerirme semejante cosa. A ese hijo de Federico yo no lo quiero ni cerca de mi Si quieren, búsquenle un carguito en el servicio exterior, y mientras más lejos, mejor”.
Dejó sólo restrojos...
El pedacito del Partido Reformista que se lleva Quique no tiene ninguna legitimidad, y en algún momento el Tribunal Superior Electoral deberá poner las cosas en orden.
Antún ha estado en todas las divisiones del PRSC, y la última de ellas es la fractura que anteayer terminó de cantarle el réquiem a una formación partidaria de larga historia en la política contemporánea.
Tal vez Ito Bisonó y Josecito Hazim le den un poco de oxígeno Pero jamás volverá a ser ni sombra de lo que fue.
Por César Medina ;-
Lobarnechea1@hotmail.com