Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, 12 de julio de 2017

El ejemplo de Santiago

El alcalde de Santiago, Abel Martínez, ha actuado con mucha responsabilidad al hacer valer la autoridad del ayuntamiento para impedir que venduteros extranjeros indocumentados monten negocios callejeros, generando un proceso de arrabalización en distintos sectores urbanos de la segunda ciudad más importante del país.
Como si fuera una plaga de mangostas, los tarantines, casetas y mantas sobre suelo instalados principalmente por haitianos ilegales se diseminaron por todo Santiago creando focos de suciedad y hacinamiento humano, y el alcalde Martínez, con el apoyo del Concejo Edilicio, decidió ponerle fi n a ese desorden.
¡Bien hecho! Los ayuntamientos son los gobiernos locales de los municipios, los que fi jan las normas para el uso de los espacios públicos y los que autorizan y cobran impuestos a los distintos proventos de una ciudad.
Para ejercer cualquier tipo de comercio legal o para el usufructo del espacio público, los interesados deben poseer documentos de identidad y cumplir con varios requisitos.
Los extranjeros ilegales, sobre todo los haitianos, que son la mayoría de los que operan esos tarantines, deben tener permisos ofi ciales de residencia y de identidad para poder optar por una autorización municipal para operar negocios.
Pero resulta que los haitianos indocumentados pasaron por alto estas normas, se instalaron y se adueñaron medalaganariamente en los espacios públicos que consideraron apropiados, montaron carpas y mesas, y generaron verdaderos arrabales.
El alcalde Martínez, desde que asumió su cargo hace un año, se ha mostrado empeñado en limpiar y hermosear Santiago, y de hecho ya le cambió radicalmente el rostro de suciedad y abandono que tenía y desde entonces está implantando el orden donde no lo había.
Sacar a los haitianos ilegales de toda actividad comercial pública, tal como lo hizo con venduteros dominicanos que operaban sin los permisos municipales y también arrabalizaban o creaban “mercados de pulgas” en Santiago, ha sido un acto valiente, ineludible y necesario.
No es una acción contra los extranjeros ilegales, per se. Es una acción contra todo aquel que violente las normas municipales o que, con sus comportamientos, dañen, contaminen o afeen las ciudades.
Las demás alcaldías, en aquellas ciudades que atraviesan por el mismo fenómeno degradante y vergonzante, deberían de imitarlo.
Tomado del editorial de
El ejemplo de Santiago
de la fecha