Menu

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

viernes, 21 de abril de 2017

Una partidocracia corrupta

Las delaciones de los ejecutivos de Odebrecht sobre los financiamientos a partidos y líderes políticos brasileños, y de otras partes del mundo, han puesto al desnudo la falsía de una partidocracia corrupta que ha pretendido erigirse en redentora de los pueblos que gobiernan, no importa el signo ideológico bajo el cual se escudan.
 Las revelaciones han permitido establecer que, en Brasil, todos los políticos reclamaban y exigían parte del pastel de coimas que la Odebrecht, astutamente, al igual que otras empresas, repartía “generosamente” entre ellos, a costa de sus ulteriores favores para abrirles el paso a sus negocios, tanto en América Latina como en otras partes del mundo.
 Ahora ninguno de esos líderes, los más insignificantes o aquellos que fueron exaltados como paradigmas de las ideas más nobles, los soldados de las mejores causas del pueblo, los magos de la economía y padres del bienestar humano, aceptan rasgarse las vestiduras, ya manchadas por el lodo de la concupiscencia y las exacciones de los dineros públicos, admitiendo que recibieron esos recursos.
 A buena parte de sus seguidores o admiradores habrá de resultarles un trago amargo el saber ahora que detrás de esas imágenes de redentores o salvadores se ocultaban puros negociantes o mercenarios de un empresariado corruptor, capaces de autorizar y aplicar políticas al gusto y acomodo de los intereses y el afán de lucro de sus sobornadores, embobando a sus pueblos con retóricas huecas.
 Lo grande no es la magnitud de las sumas empleadas para un soborno local y trasnacional, sino la generalización de esas prácticas en todo el ámbito de la partidocracia latinoamericana. Solo cambian los nombres de los sobornadores o cooperadores, no siempre empresarios o empresas, sino personajes del crimen organizado, narcotraficantes y contrabandistas, que apuestan con su dinero a llevar a esos líderes al poder y luego cobrarles caro sus favores.
 Como parece ser una práctica aceptada, prohijada, sostenida, disimulada y ocultada por la partidocracia, tal corrupción nunca se descubre a plenitud, como ha pasado en Brasil, porque todos los embarrados, en tal caso, actúan en defensa de esa ración, y ni siquiera dan cuenta al público o a los auditores del Estado de las donaciones (lícitas o no) que reciben para sus campañas electorales o para mantenerse en el poder.
 Es la verdad amarga. Y nadie puede tirar la primera piedra para alegar inocencia o venderse como inmaculado.
Toado del editorial de
Una partidocracia corrupta
de la fecha