Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

lunes, 2 de enero de 2017

El Metro se deteriora

Arrabalizado. Vendedores ambulantes se han
instalado cerca de la estación Mamá Tingó de
la línea Uno del Metro.
Estaciones del Metro muestran deterioro,, Cientos de pasajeros que lo utilizan, piden a las autoridades prestar más atención a su mantenimiento 
El sistema de transporte más ambicioso del Gobierno está deteriorado. La falta de mantenimiento en las estaciones del Metro de Santo Domingo está afectando el servicio público que ha costado millones y que para la conclusión de su extensión en la segunda línea se otorgó recientemente un préstamo de 124,400,000 euros.
Las estructuras metálicas están oxidadas,  los ascensores y escaleras no funcionan, y los baños están en mal estado y con descuido en la limpieza.
Los pisos están manchados y casi todas las estaciones tienen problemas de desgaste en la pintura y están deteriorados los letreros que identifican los nombres de las terminales.
El 60% de las 30 estaciones que conforman la línea uno y dos del Metro tienen problemas de iluminación, porque algunas de las lámparas de los techos están dañadas.
Escaleras apagadas
Un recorrido por las 16 estaciones que integran la línea uno, se observó que en cinco de ellas las escaleras eléctricas estaban apagadas y algunos lectores no funcionaban.
Mientras que en la línea dos, seis estaciones también tenían problemas con las escaleras y tres tenían los ascensores dañados.
Mantenimiento. En la estación Los Taínos
técnicos reparaban las escaleras eléctricas.
En la terminal subterránea Los Taínos,  debajo de la avenida Nicolás de Ovando, técnicos trabajaban en el área de las escaleras eléctricas en horas de la mañana.
El deterioro es más notable en las estaciones de la línea dos, la última en ser inaugurada y que actualmente se construye su extensión hacia Santo Domingo Este.
De acuerdo a los usuarios (por ambas líneas circulan cada día más de 250 mil personas), en el Metro hay falta de mantenimiento y afirman que es la razón de las averías.
Sostienen que con frecuencia las escaleras eléctricas no funcionan y que hay áreas dentro de las estaciones deterioradas.
Durante el 2016, el servicio de transporte se vio afectado por averías, que dejaron varados a los usuarios en las estaciones.
En febrero una falla eléctrica provocó la interrupción en el servicio por unas dos horas en la segunda línea y en mayo una avería afectó la primera.
La línea uno fue construida con una inversión de US$700 millones e inaugurada en enero del 2009 por el entonces presidente Leonel Fernandez.
La segunda, que en un  principio iría desde Los Alcarrizos hasta San Isidro, y que solo se construyó desde el kilómetro 9 de la autopista Duarte hasta el puente Francisco del Rosario Sánchez, fue abierta al público en 2013.
El monto total de la obra fue de US$830 millones.
ARRABALIZACIÓN EN ENTORNO DEL METRO
No solo por dentro las áreas del Metro de Santo Domingo están deterioradas, la parte exterior es usada por vendedores ambulantes quienes ofertan sus mercancías a los usuarios de este medio de transporte.
Las estructuras tienen las pinturas desgastadas y las partes metálicas oxidadas.
Las escaleras eléctricas están apagadas
con frecuencia.
En la estación Mamá Tingó de Villa Mella, Santo Domingo Norte, en sus puertas se pueden observar vendedores de sombrillas, gorros plásticos, tarjetas telefónicas, frutas y limpiabotas.
También en la parte frontal de la terminal María Montez, del kilómetro nueve de la autopista Duarte, hay vendedores de arepa, ropa para niños, pan y galletas.
Estaciones en deterioro
Entre las estaciones de la primera línea que en la última semana del año presentaron problemas en las escaleras y ascensores, están la Mamá Tingó, Juan Pablo Duarte, Los Taínos, Juan Bosch y Centro de Los Héroes.
De la segunda línea, estaciones Juan Ulises García Saleta, Francisco Gregorio Billini, Ulises Francisco Espaillat, Freddy Beras Goico, coronel Rafael F. Domínguez y Mauricio Báez.