Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

miércoles, 7 de diciembre de 2016

¿Patas arriba?

Así anda el país:
 ï Una estructura que asemeja la emblemática torre Eiffel, de París, se ha convertido en la gran novedad de los capitaleños y abre un debate nacional.
 ï El spot de Hipólito Mejía sobre las consecuencias, y por ende llamando a la prevención, de los accidentes de tránsito, ha armado un ‘revuelo’.
Los ‘poderes especiales’ al presidente Danilo Medina para enfrentar con rapidez y mayor eficacia los efectos de las lluvias en varias regiones del país, ha ‘despertado ojerizas’ en la oposición política,
pero exigen que el gobierno se ‘vuelque’ en ayuda a los damnificados y que restaure rápidamente las estructuras viales, plantas físicas y predios agrícolas seriamente afectados.
ï Un grupo de dirigentes de partidos de oposición va ante el Pleno de la Junta Central Electoral a exigirle una reestructuración del gabinete del organismo, con cargos específicos que deben ser relevados ‘de inmediato’.
ï El lío de los reformistas se lo ‘cargan’ al Gobierno y hasta ponen en dudas la seriedad de la operación a que fuera sometido Quique Antún.
ï El PRM se queja de los préstamos internacionales para cumplir el presupuesto del próximo año, pero exige que aumenten los salarios, que no se despida a nadie, que no se aumenten ni se presione con el cobro de impuestos.
ï Funcionarios públicos nombrados por decreto y electos en mayo pasado, no cumplen con la obligación de depositar su declaración jurada de bienes y lo toman a  relajo.
Cuando nimiedades como estas conforman la ‘problemática nacional’, entendemos por qué el sistema estructural de nuestra cotidianidad se puede definir en la frase popular manida de que ‘aquí, to’e to y na’e na’.
Esta experiencia la viví en esta semana tras una extensa conversación con empresarios extranjeros, que con muchas ganas y expectativas de invertir en el país, me bombardearon un rosario de interrogantes de como somos y nos desenvolvemos, porque no muchas cosas que habían oído no las entendían por ‘insólitas’.
Ellos terminaron creyendo que aquí estamos ‘patas arriba’. Yo, en cambio, entendí mucho mejor este país de ‘chercha’ y baile, donde se celebra con todo el furor no importa si suspenden las fiestas, si media república esté inundada, si el ‘doble’ se debe desde marzo o abril o si los delincuentes se sienten tan empoderados de su fuerza que no temen a altos militares y los asaltan, los atacan y hasta matan.
Por Ruddy L. González ;-