lunes, 21 de noviembre de 2016

Lluvias no darán tregua

La fotografía área muestra el lodo acumulado
debajo del puente que comunica a Navarrete
con Puerto Plata, debido a los intensos aguaceros
Dos menores ahogados y 42,200 desplazados
QUEDAN TRES PROVINCIAS EN ALERTA ROJA, 96 COMUNIDADES AISLADAS Y DIEZ ACUEDUCTOS FUERA 
Santo Domingo;- Dos niños murieron ahogados tras ser arrastrados por las aguas de los ríos Bacuí en La Vega y el Soco en San Pedro de Macorís, en tanto que las lluvias continúan afectando diversas provincias del país, de acuerdo con los pronósticos de la Oficina Nacional de Meteorología.
Las víctimas son Biannel Rafael de 8 años de edad, quien residía en la comunidad Las Hierbas y pereció tras caer al río tratando de recuperar un juguete; mientras que Ángel David Rijo, de 12 años,  fue arrastrado por  las aguas del río Soco, luego de lanzarse al afluente desde el puente Eugenio Miches, cuando compartía con otros niños.
La Defensa Civil dijo que el cadáver de Biannel Rafael fue encontrado en horas de la mañana en el distrito municipal Juan Rodríguez, La Vega, por brigadas del organismo. Mientras que alrededor de las 9:30 de ayer fue recuperado en Paso Salado, El Seibo, el cadáver de Ángel David Rijo, quien residía en el sector El Matadero, en San Pedro de Macorís.
Daños materiales
Las lluvias han obligado a que 42,200 personas hayan tenido que abandonar sus hogares y guarecerse en refugios seguros.
En tanto que, han causado daños a 17 puentes y tres carreteras, inundado 8,348 viviendas, destruido 34 y afectado parcialmente a 70.
También siguen incomunicadas 96 comunidades y 1,434 personas se encuentran en albergues ubicados en Puerto Plata, María Trinidad Sánchez  y Gaspar Hernández. Por la saturación de los suelos y las continuas lluvias, el Centro de Operaciones de Emergencias (COE), que dirige el general Juan Manuel Méndez, mantiene alerta roja a tres provincias, amarilla para diez y 11 en verde.
En alerta roja están Monte Cristi, Puerto Plata y Duarte (en especial el Bajo Yuna), mientras que en alerta amarilla están San Juan de la Maguana, Samaná, El Seibo, Hato Mayor, La Altagracia, San Cristóbal, Espaillat, María Trinidad Sánchez, Santiago y Valverde.
En verde están La Vega, Monseñor Nouel, San José de Ocoa, Barahona, Pedernales, Sánchez Ramírez, Peravia, Independencia, Azua, La Romana y San Pedro de Macorís.
Los daños
La Defensa Civil informó que en La Vega, el desbordamiento de los ríos Camú, Licey y Bacuí, provocaron inundaciones en las comunidades de Los Rieles, Bacuí, Ranchito y Sabana Rey.  En Los Rieles 138 viviendas resultaron afectadas; en Bacuí por lo menos 41, en tanto que en Ranchito se anegaron 615 casas.
Indicó que en Sabana Rey 268 familias fueron desplazadas de manera voluntaria a casas de parientes, en la iglesia Evangélica Los Rieles se mantienen 103 personas, 34 niños y  69 adultos. En la escuela Ernesto Concepción, de Ranchito están alojadas 214 personas, y  en la iglesia El Buen Pastor, de Ranchito, 30. En Higüey, en el sector La Florida, fueron evacuadas 25 familias debido a que sus viviendas están inundadas por la crecida de la ríos Dwey y Kicimani.
Acueductos afectados
Diez acueductos están fuera de servicio por la turbidez del agua, en las provincias Puerto Plata, María Trinidad Sánchez y Espaillat. El Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA), informó que se mantienen sin operar los acueductos de Imbert, Camú, Altamira, La Jaiba, Aguacate y Martín Alonso, de Puerto Plata. También los sistemas de Villa Trina y Veragua en la provincia Espaillat y los de Nagua y San Juan de la provincia María Trinidad Sánchez.
Infraestructuras afectadas
En Santiago, el Ministerio de Obras Públicas informó que el Puente sobre río Jacagua, sufrió erosión en la fundación de los estribos hasta llegar a los pilotes. Además, el  puente La Canela, sufrió rotura de un tramo de la losa y erosión de los aproches y áreas de los estribos. Comunicó que también el puente sobre el  río Puñal,  ubicado en la calle principal de Los Cocos, municipio Puñal, sufrió erosión provocada por  la crecida del río.
General Juan Manuel Méndez, director Centro
de Operaciones de Emergencias.
De igual forma el viaducto sobre río Arenoso, municipio de Puñal, tiene afectaciones en los aproches.
El ministerio informó además, que en la calle primera de Villa Verde, por la crecida del arroyo Gurabo se produjo el colapso de un tramo de la vía,  de aproximadamente de 40  metros.
En esa misma calle se encuentran incomunicados los barrios El Cocal, Las Tres Cruces y Jacagua.
Otros puentes con afectaciones son el de arroyo Quinigua, en La Playita y el peatonal sobre arroyo Elías.
PRONÓSTICO
La  Oficina Nacional de Meteorología (ONAMET) monitorea un área de aguaceros y tormentas eléctricas asociada a una baja presión ubicada al suroeste del mar Caribe próximo a Panamá con probabilidad media (70%) de convertirse en ciclón tropical en las próximas 48 horas.  Mientras continúa en el país un sistema frontal casi estacionario, que se localiza en la porción oriental del territorio nacional, conjuntamente, una vaguada que se manifiesta en niveles medios, sobre el Canal del Viento.
Las inundaciones provocadas por la crecida de ríos,
arroyos y cañadas se mantienen en varias regiones,
por lo que todavía hay 96 comunidades aisladas
Este fenómeno se mueve rápidamente hacia el Este, por esta razón desde anoche continuaron los aguaceros, de moderados a fuertes en ocasiones con tronadas y ráfagas de viento.   “Se prevé que estas lluvias sean más intensas sobre las provincias La Altagracia, El Seibo, Hato Mayor, San Pedro de Macorís, La Romana, Monte Plata, Sánchez Ramírez, Duarte, María Trinidad Sánchez, Hermanas Mirabal, Santiago, La Vega, Monseñor Nouel, San Cristóbal, San José de Ocoa, Peravia, Azua, Barahona, Pedernales, Independencia y Bahoruco”, detalló el informe de anoche.
La ONAMET informó que se espera que el sistema frontal se mantenga incidiendo en las condiciones atmosféricas del país, en combinación con la vaguada en los niveles medios de la atmósfera, que se desplazará hacia el Este, colocándose sobre el territorio nacional,  para provocar nuevamente aguaceros.