jueves, 7 de julio de 2016

Fracaso de Jiménez y el PRM

NI APARIENCIA NI REALIDAD.- La huelga convocada en Santo Domingo Este fué un fracaso, y eso no  sorprendió a nadie, incluyendo a los medios que a veces hacen más caso a la apariencia que a la realidad. La insistencia de Manuel Jiménez es toda una necedad, y la denuncia de que lo burlaron con más de cien mil votos es un chiste tan malo que ya ni él mismo lo repite. Era previsible que si no pudo con la huelga de hambre, menos con una huelga de todo el  municipio. Aun cuando los sectores que sustentan su causa sean mejores movilizándose que atrayendo electorado. Además, el motivo de llamar a elecciones de nuevo es un capricho que nunca se podrá complacer, y con las instancias
correspondientes diciendo que no y con la población ajena a sus afanes, lo justo era recogerse y darse cuenta de que en política la salida explica la llegada. Salió con mal pie, y tropezó varias veces, por lo que caerse era un final lógico, aunque pueda decirse perverso. La única hazaña que hasta ahora puede registrársele, fué la puerta de cristal del Tribunal Superior Electoral que rompieron sus seguidores. Lo demás, cuento de camino...
LO PERSONAL, LO POLÍTICO.- Lo que sí sorprende es que el PRM apoyará la huelga de Santo Domingo Este, sin advertir los riesgos, y que ahora deba cargar con  el fracaso. Manuel Jiménez tuvo un revés personal, pero la parte política corresponde a Moderno, el cual se asoció públicamente con lo que a todas luces era una aventura. Aunque los dirigentes se muestran ahora más discretos, siempre se cuela algo. Los perremeístas comparten el pecado original de los perredeístas de decirlo todo y no callar nada. Ningún sector político le gana al PRD, y ahora al PRM, en transparencia. Así, aunque se intenta corregir un defecto de fábrica, algunos no se contienen, y si no revelan por voluntad propia,  queda el recurso de sacarles con cucharita. Por ejemplo, las decisiones tomadas al fragor de los reclamos electorales. Una fue respaldar todo movimiento que sea contrario al gobierno, y por igual favorecer la renovación de las altas cortes. Lo correcto fuera discernir y determinar según circunstancia o procedencia, pues enajenarse por una y por todas, en bloque, no sería lo más provechoso...
PELEAR POR PELEAR.- El caso de Manuel Jiménez en Santo Domingo Este es singular, en cuanto al manejo que da el PRM a situaciones del diario vivir político. Luis Abinader, por ejemplo, batalló y batalla más por Jiménez que por Domingo Batista, el candidato oficial de Moderno. Las razones no están claras, y podría ser que mientras el segundo se acogió al resultado, aun cuando quedó en segundo lugar, el primero decidió echar la pelea, y Abinader y el PRM quieren echar la pelea, aunque los escenarios les eran hostiles y el tiempo cada vez menos. Sin embargo, faltan a la honestidad los protagonistas de la beligerancia. Abinader y el PRM sabían desde antes de las elecciones que ni Jiménez ni Batista ganaban. Y lo sabían de manera científica, si es que las encuestas tienen algo de ciencia. ¿Cómo fue realmente la cosa? Batista fue  por el PRM y Jiménez por el Frente Amplio, y el Frente Amplio fue aliado del PRM, pero no en esa demarcación, o no en el nivel municipal...
DIFERENCIA DE SASTRE.- Las mediciones que hacía por ese entonces la firma encuestadora que trabajaba con el candidato presidencial Luis Abinader, fueron claras e insistentes. Ni Batista ni Jiménez ganaban solos, pero si se juntaban podían superar a Alfredo Martínez, El Cañero, quien no las tenía todas consigo, como si era el caso del alcalde Juan de los Santos. Al discutirse una salida, Jiménez le planteó a Abinader que se hiciera una encuesta, pero que él solo aceptaba la Gallup o Centro Económico del Cibao; y Batista dijo que sí, aunque propuso a José Cabrera, Dorín, que era su asesor. No hubo entendimiento, la mediación no funcionó, cada cual fue por su lado, y como era suponer, o se sabía de antemano, El Cañero y el PLD impusieron sus reales. Entonces ¿a qué apoyar reclamos, huelga de hambre, marcha, denuncia ante JCE, recurso ante TSE, paro del municipio y posiblemente instancia ante el Tribunal Constitucional? Desde que se negaron a unir sus fuerzas, a ir uno o el otro, pero no los dos, el panorama era de crónica de una derrota anunciada...
Por Orlando Gil ;-
orlandogil@claro.net.do/orlandogildice