sábado, 23 de julio de 2016

Buena Base, editorial El Caribe sobre propuesta gobierno a gremios salud

En todo proceso de negociación se producen puntos críticos y se corren riesgos incluso de rompimiento. Para que el mismo sea exitoso es necesario que las partes estén decididas a encontrar soluciones. Es decir, tiene que existir una voluntad común en ese propósito.

Fotos

En los encuentros de los médicos y los demás trabajadores del sector salud y las autoridades se supone que ese temperamento existe. Los servidores desean alcanzar sus reivindicaciones y el gobierno aspira asegurar la tranquilidad a los hospitales, y en general, fortalecer la gobernabilidad, que las confrontaciones sociales sean excepcionales.
Las partes tienen que encontrar una solución razonable y conveniente al país. Las bases están establecidas para que sea así.
El Colegio Médico Dominicano y las organizaciones del sector tienen esta vez una propuesta formal del gobierno, muy concreta, con números. Tienen que estudiarla con serenidad y calidad, y no responder con extremos o proclamas como “ni muertos” hacemos esto o aquello o resistirse a considerar cualquier propuesta horaria en atención a las necesidades de los clientes del gobierno y de los profesionales de la salud que son los ciudadanos que van a los hospitales.
El gobierno propone un aumento al ingreso del médico que puede alcanzar entre un 75% y un 85%. Un aumento general de 25% y ganancias por incentivos de hasta 50% y 60%; premiar el desempeño y la preparación.
Estos aumentos se harían efectivos de acuerdo al siguiente calendario: Aumento general del 25% en 3 tramos: 10% en enero de 2017, 10% en julio de 2017 y 5% restante en noviembre de 2017. Aumentos por incentivos: se implementarán de forma escalonada durante 2017.
En concreto, explica el gobierno, se otorgarán incentivos de acuerdo al buen desempeño, la certificación o recertificación para actualizar conocimientos y otras necesidades del servicio, como trabajar en los centros con mayor escasez de trabajadores, que son los de la frontera, centros prioritarios y en atención primaria.
No parece que esas propuestas, explicadas en un documento que el gobierno divulgó ayer, sean indecentes. Son una buena base para un diálogo del que pueden salir resultados tangibles.
Los médicos tienen que valorarlas, sin estridencias. Y el gobierno estirar al límite su flexibilidad.