martes, 24 de noviembre de 2015

El final de la alianza entre el PLD y PRSC nadie lo sabe aún

Por Orlando Gil ;-
@orlandogildice
EN TARIMA.- Ramón Rogelio Genao, como político tiene sus habilidades y electores cautivos, pues lleva varios períodos como diputado y años como uno de los principales dirigentes del Partido Reformista Social Cristiano. Ahora, como frente de combo, nadie se mueve más en una tarima. Si no se hubiera dedicado a la política, pudo ser compañeros o émulo de Johnny Ventura. Así que no era verdad que iba a aguantarse las ganas y no dar a los medios la información del fracaso de las negociaciones con los peledeístas. Era miembro de la comisión y secretario general del partido, de manera que en ausencia del presidente Quique Antún, le correspondía ser vocero.
Pudo haberlo sido Ito Bisonó, presidente en funciones, pero Bisonó se pasa de discreto y tiene un baile más lento que Genao. No obstante la primicia, institucionalmente no hay decisión. Antún regresa hoy de su último chequeo, y deberá recibir el informe y posiblemente lo someta el miércoles al Directorio Presidencial, que es el órgano correspondiente. Hasta entonces no será más que uno de los tantos impasses en el tortuoso proceso de negociación, y sin que se olvide que en el viacrucis hay varias caídas, y pensando en las caídas, también en el sacrificio en la cruz…
LOS ESPACIOS.- Los problemas finales de los peledeístas con los reformistas fueron los mismos del principio de las negociaciones: la falta de espacios o candidaturas y los compromisos. Aunque ahora se presentaron elementos adicionales que recrean la situación interna en el PLD. Por ejemplo, en Santiago. No solo la candidatura a alcaldía, que era posición mayor, sino que por igual los diputados. No podía colmarse la aspiración de los reformistas, en cuanto a cantidad, puesto que se decidió complacer a Monchy Fadul, llevando a su hijo en la boleta. Lo mismo sucede en Moca. Allí apartaron una diputación al hijo de Carlos Amarante Baret. Los padres ministros, los hijos diputados, y todo queda en familia. El relevo político, tan importante para que un partido asegure larga vida, tiene en el PLD un escenario muy particular: el hogar. Aunque la otra cara de la moneda es igual de opaca. Los peledeístas se sienten sorprendidos con el anuncio de Genao, pues hubo una reunión el pasado domingo, y todo parecía estar bien, hasta que se produjeron sus declaraciones…
LAS DEMANDAS.- La queja de los peledeístas es que los reformistas en cada cita llevan un pliego diferente. La norma inicial era respetar lo de cada cual, y sin embargo, Genao ahora quiere la alcaldía de Jarabacoa, su demarcación, sabiendo como sabe que pertenece al PLD. Incluso la titular es una dirigente de mucho respeto, ex suegra de Leonel Fernández. También está el caso de La Romana. El PLD va a realizar primarias y dice contar con buenos candidatos. Los reformistas, por su lado, insisten con un compatriota que está subjúdice. Esto es, carente de derechos políticos. No obstante, Reinaldo Pared, que volvió a tomar el mando, dio a conocer el ánimo de su partido, que es salvar el acuerdo, y anunció el envío de una carta, o a los comisionados o a la dirección del PRSC, de manera de que nadie pueda alegar ignorancia. Como Quique Antún todavía no llega y el Directorio Presidencial no se reúne, ni conoce el informe de la comisión, y la comunicación de Pared debe ir en camino, hay espacio y tiempo para reflexionar, y tal vez recapacitar…
MIGUEL COCCO.- Los reformistas que conocen los tratos anteriores con los peledeístas, recuerdan con fervor a Miguel Cocco, un hombre que a su decir tenía decisión política. Cocco, al parecer, no consultaba, sino que tomaba iniciativa a su propio riesgo, y lo que era más importante: lo que se acordaba era palabra santa, o ley suprema entre las partes. Ahora no. Ya se conocen los disgustos con Reinaldo Pared, y cuando el secretario general salió de escena, su lugar lo ocupó Danilo Díaz. Y con el secretario de asuntos electorales fue que se dio el trance del barco de Quique Antún. Que no avanzaba, pero tampoco retrocedía. ¿En qué parará la cosa, caballero? La verdad que nadie lo sabe, y hay situaciones que dan lugar a conjeturas. Por ejemplo, en Moca, en el acto de proclamación del senador José Rafael Vargas, se vieron muchas banderas rojas, evidentemente banderas reformistas. Pero igual se resaltó la presencia de Humberto Salazar. Fue invitado por el anfitrión, y lo cortés no quita lo valiente, pero habló con el presidente Danilo Medina y le prometió integrarse a la campaña. Ovejas que vuelven al redil…