viernes, 2 de octubre de 2015

En el PRM se mantiene espíritu de confrontación


Por Orlando Gil ;-
LA PUNTUALIDAD.- Las reuniones de la Comisión Ejecutiva del PRM se realizan los martes a las cuatro de la tarde, y todos tienen en común la espera de hasta una hora para que se forme quórum. Excepto la última, la del pasado martes. Diez o quince minutos antes del horario señalado estuvieron todos los interesados, todos sus miembros, y quórum total. ¿Qué hizo que la ocasión fuera  especial? Vale decir que fue continuación del encuentro anterior, que duró hasta las diez de la noche sin que se llegara a consenso respecto a la forma de elección de los candidatos a los diversos cargos electivos. La posposición fue una manera de aplacar los ánimos, de reformular propuestas y lograr un entendimiento que evite los ruidos previsibles. Que no haya disgustos, o que estos no sean tan desproporcionados y busquen amparo en el Tribunal Superior Electoral.
El perredeísta, aunque se vista de seda ( perremeísta ), perredeísta se queda. Muchos de los que tomaron la palabra la semana pasada habían mencionado al TSE como posible destino del diferendo...
LA MANIPULACIÓN.-  El martes pasado Andrés Bautista,  presidente del PRM, reintrodujo el tema y pidió a Rafael Montilla, el secretario de sesiones, que leyera una propuesta que había elaborado y que mejoraba ligeramente la anterior. ¿Para qué fue eso? Geanilda Vásquez, secretaria de Organización, se paró como una  gallito, y protestó lo que más que sugerencia, era imposición. Incluso, demandó que le dijeran si había un organismo clandestino, pero superior, en el entendido de que la Comisión Ejecutiva es el órgano superior de dirección. No hubo que llamar al 911, ni la sangre llegó al río, pero sí se hicieron evidentes dos cosas. La primera,  que el espíritu de confrontación se mantiene como en los mejores tiempos del PRD, del que todavía el PRM es una réplica pobre. Y la segunda, el ánimo de manipulación de un círculo muy estrecho. Dirigismo antes que democracia, subordinación en vez de consenso. Y si no, que hable Tirso Mejía, a quien impidieron leer un documento...
ENTRE COMILLAS.-  Ahora bien ¿qué fue lo que aprobó la “mayoría” después de dos horas de discusión controlada? Por ejemplo, consenso en los lugares en que haya más de un aspirante, y se puso de ejemplo a San Cristóbal. La provincia está a cargo de Hipólito Mejía, y el expresidente con su encanto natural puso de acuerdo a los precandidatos, y se hará una encuesta, y el mejor valorado de los dos, encabezará la boleta. Igual se procurará que haya entendimiento al margen de las mediciones, acogiendo como consigna el viejo refrán de que “es mejor prevenir que tener que remediar”. No obstante, donde haya protesta, y se plantee el desafío de que “a mí hay que contarme los votos”, habrá sufragio.  Aunque tampoco hay acuerdo respecto al padrón. Lo de siempre: ¿Abierto o cerrado? ¿El propio, que no existe, o el de la Junta Central Electoral, con algunas exclusiones? El laberinto que creó las mil dificultades en el PRD, incluyendo la “división”, ahora provocará situaciones imposibles...  
ALUCINANTE.- La genialidad de los rectores del PRM no tiene límites. Entre los puntos aprobados por la “mayoría” está la escogencia de los regidores por votación. El procedimiento que no se aplica o se evita para fines de senadores, diputados y alcaldes, será universal para los concejales. Alucinante. Habrá que suponer  la concurrencia  de compañeros para elegir a los candidatos de la cola. Debe ser una broma, aun cuando no se tiene a los responsables, tanto del partido como del proceso, como chistosos. Nadie le conoce vena de comediante a Andrés Bautista, pero tampoco a Jesús - Chú - Vásquez, y mucho menos a Milagros Ortiz. Aunque si las murmuraciones son ciertas, la boleta del PRM en algunas demarcaciones será una cartelera de Los Temores. Cosa de reírse. Dicen, pero a mi no me lo crean, que Vicente Sánchez Baret iría como candidato a senador por Sánchez Ramírez (Cotuí), y que Ramón Alburquerque por Monte Plata, y que no se descarta a Milagros Ortiz por la capital. “¿Pero otra vez ?” voceó un chusco, y salió huyendo...