jueves, 8 de octubre de 2015

El PRM debe pedir excusa


Por César Medina ;-
La comisión de la junta Central Electoral que investigó una denuncia del PRM sobre el otorgamiento de exoneraciones de vehículos para activistas del PLD y del gobierno, determinó que eso jamás ha ocurrido...
... Pero nadie en esa organización política ha dado la cara para pedir excusa por una acusación falsa de tal gravedad a pesar de que en su momento el candidato presidencial Luis Abinader la asumió como una irregularidad electoral. La comisión de la JCE que hizo la investigación --encabezada por el miembro titular José Ángel Aquino, a quien nadie en sano juicio puede atribuirle parcialidad o cercanía con el gobierno o el PLD--, ha sido concluyente en su informe final después de comprobar la falsedad de la denuncia.
Y aunque dice que algunos dirigentes peledeístas del interior han rifado “facilidades” para que algunos de sus miembros adquieran vehículos, no se pudo comprobar que se trate de un procedimiento vinculante a la liberación de gravámenes aduaneros o de cualquier otra naturaleza irregular. O sea, que el PRM mintió cuando dijo que el gobierno estaba concediendo exoneraciones de vehículos a dirigentes y militantes para utilizarlos en la campaña electoral... una mentira perifoneada durante más de dos semanas por diversos medios de comunicación...
Peor todavía es la actitud de algunos “líderes de opinión” que acogieron la denuncia como cierta y tampoco han corregido su calumnia.
... El vivo y el bobo
La denuncia tuvo origen en una de tantas operaciones turbias en que incurren algunos sindicatos del transporte. En este caso se trató de una propuesta de una central de transporte que perteneció al difunto Ramón Pérez Figuereo y que heredó un hermano suyo como patrimonio personal.
Algunos descerebrados dirigentes peledeístas del interior compraron la idea de que era posible obtener financiamientos de vehículos a través del gremio de Pérez Figuereo, y dispusieron sortear unas “facilidades” que sólo existían en la cabeza de su proponente.
Desde un principio eso fue debidamente aclarado, pero el PRM quiso sacar provecho de esa infamia llegando incluso a exhibir videos donde supuestos dirigentes del PLD rifaban exoneraciones de vehículos.
Lo peor es que persistieron en su denuncia a pesar del desmentido que en su momento formularon el ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, y el director general de Aduanas, Fernando Fernández.
Abinader llegó incluso a decir que ambos funcionarios mentían y que tenía pruebas de la irregularidad, pero nunca mostró esas supuestas pruebas.
... Pierde credibilidad
Las denuncias falsas de los partidos tienen un efecto nocivo en un proceso electoral porque se pierde la credibilidad. Cuando llega el momento de exponer irregularidades reales las instancias que deben actuar se retraen con serios perjuicios para las instituciones.
En el presente caso el presidente de la JCE, Roberto Rosario, actuó con presteza poniendo al frente de la comisión investigadora a un miembro titular de ese organismo que inicialmente mostró preocupación por la irregularidad que denunció el PRM. A siete meses de las elecciones de mayo y con un gobierno que busca reeditarse en el poder frente a la oposición que busca desplazarlo, el “denuncismo” luce ser un mecanismo omnipresente en este proceso. Si el tema de las exoneraciones le tomó 15 días a la JCE, habría que suponer que faltará tiempo para investigar las denuncias falsas que faltan.