sábado, 11 de julio de 2015

La OEA vino, vio y se va

Los comisionados, encabezados por el mexicano
Francisco Guerrero, secretario de Asuntos Políticos
de la OEA, viajan hoy a la fronteriza ciudad de Jimaní,
desde donde partirán hacia Puerto Príncipe, Haití.
La misión de la Organización de los Estados Americanos (OEA), concluyó ayer su jornada de escucha a los sectores protagónicos en la situación presentada entre Haití y la República Dominicana debido a la aplicación por parte del gobierno dominicano del Plan Nacional de Regulación de Extranjeros y la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional.
Sin embargo, el organismo regional dejará abierta la oportunidad para que todos aquellos que no fueron consultados lo puedan hacer por escrito llevando su opinión o propuesta a la sede local de la OEA.
Durante la jornada de este sábado, la misión se entrevistó con organizaciones de la sociedad civil,  que están realizando las tareas de registro de migrantes, además de los propios migrantes y otros actores involucrados en el actual proceso, como los empresarios dominicanos.
Además  con el embajador haitiano en la República Dominicana, Daniel Supplice y representantes de organismos internacionales.
Los comisionados, encabezado por el mexicano Francisco Guerrero, secretario de Asuntos Políticos de la OEA, viajan hoy a la fronteriza ciudad de Jimaní, para contactar el trabajo que están haciendo el Centro de Seguridad Fronteriza ( CESFRONT), y la Dirección Nacional de Migración.
Luego partirán para Puerto Príncipe, capital de Haití, donde permanecerán hasta el próximo martes.
La conclusión
La comisión realizó en horas de la tarde una reunión de conclusiones en el hotel donde se hospeda, la cual servirá para preparar el informe que será rendido al secretario general de la OEA, Luis Almagro.
El jefe de misión, Guerrero, aseguró, que fue  una jornada muy fructífera, sobretodo porque pudieron escuchar a todos los sectores, incluyendo sociedad civil y empresarios
Dijo que estos puntos de vistas le servirán para realizar un análisis neutral, objetivo y técnico.
Sostuvo que para que ese informe sea útil para la República Dominicana y Haití se requiere, indudablemente, que sea balanceado y objetivo, y que sea a través de dicho informe que el secretario general  pueda construir una visión de diálogo entre los dos países.
El informe estará completo una vez la delegación de la OEA termine con el periplo por los países.
La elaboración del informe será un ejercicio sereno, objetivo y contendrá todos los puntos de vista recogidos en ambas naciones, afirmó
Empresarios
Aunque no estaban en la agenda   inicial, el sector empresarial fue escuchado ayer, tras una llamada de uno de sus dirigentes al líder de la misión.
Al lugar acudieron, Rafael Paz, vicepresidente ejecutivo  del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP); Antonio Taveras, presidente de la Asociación de Empresas Industriales de Herrera y la provincia Santo Domingo (AEIH) y  Jaime González,  del  CONEP y  la Confederación Patronal Dominicana (Copardom).
A la salida Paz,  reveló  que el CONEP le reiteró a la misión el respaldo de ese gremio empresarial al gobierno en la aplicación de la referida política migratoria.
Dijo que le  entregaron los datos reales del plan y las acciones que llevan a cabo las autoridades para garantizar los derechos de los migrantes.
Además  la iniciativa del Consejo Económico Binacional Quisqueya para el desarrollo de la frontera, la que generaría empleos para dominicanos y haitianos, a ambos lados de la zona limítrofe.
Esta sería -indicó- “una manera diferente de plantear las relaciones entre República Dominicana y Haití que tiene que darse sobre la base de la cooperación, el respeto mutuo, la comprensión y entendimiento de que cada uno somos Estados soberanos pero que tenemos la posibilidad de colaborar fundamentalmente en lo económico”.
Mientras, el presidente de la AEIH, Antonio Taveras, dijo que a la comunidad internacional hay que “clarificarla” porque la crisis humanitaria de Haití tiene unos 50 años y no la ha generado República Dominicana.
Con las ONGs
La jornada de ayer inició con un desayuno donde participaron organizaciones como el Centro Bonó, Participación Ciudadana, Centro Cultural Domínico-Haitiano ( CCDH),  la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, la Colectiva Mujer y Salud, Movimiento de Mujeres Dominico-Haitianas y Observatorio de las Migraciones en el Caribe (OBMICA), entre otras
Representantes de la comisión de la OEA escuchan
informes de miembros de la sociedad civil sobre la
situación de los inmigreantes haitianos en el país.
En la misma, la misión de la OEA escuchó los diferentes argumentos de las organizaciones de la sociedad civil en lo relativo a la supuesta desnacionalización de dominicanos de ascendencia haitiana.
El CCDH  representado por Antonio Pol Emil,   reveló que  le planteó  las principales fallas del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros, así como alegado proceso de retorno voluntario.
Dijo que no hay regreso voluntario, sino que los extranjeros lo hacen en medio de una situación de pánico creada por las autoridades dominicanas.
“Se les reiteró a esa población que el día 18 de junio iba a empezar el proceso y también por otro lado había amenaza de saqueo de los bienes de esas personas, y toda esa situación inducida generó que esas personas emprendieran la huida, eso no es un retorno voluntario, fue un retorno inducido y eso nosotros se lo explicamos a la comisión con lujo de detalles”, dijo Antonio Pol Emil.
Mientras que el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Manuel María Mercedes, alegó que en la República Dominicana existen casos de apátrida, de los cuales indicó que la comisión de la Organización de Estados Americanos -OEA- tiene ya más de 100 casos.
Como muestra presentó el caso del joven Jameson Meriluz Esterlin, quien alega nació en Barahona, en 1992,  de ascendencia haitiana, y a quien las autoridades dominicanas le están negando sus documentos, junto a sus 10 hermanos.
“Tal como lo ha señalado el doctor, nací aquí en la República Dominicana, en Barahona y la Junta Central me ha entregado mis actas, pero cuando solicito para la cédula no me la quieren entregar porque dicen que me registraron supuestamente en un libro de extranjería y que yo tengo que ir a Haití a sacar mis documentos de allá y venir acá y someterme a los procesos de migración”, explicó el joven de 23 años de edad, quien dijo que nunca ha visitado a Haití.
Se quejó de que pese a que hace seis años terminó sus estudios del nivel secundarios no ha podido trabajar, ni inscribirse en la universidad por la falta de documentos.
Ante este caso, María Mercedes  indicó que el Estado tiene que responder, debido a que como según reiteró existen miles de dominicanos de ascendencia haitiana que están en esa misma situación y que el Gobierno en vez de admitir y solucionar la situación lo que hace es que lo niega.
Mientras que el periodista Juan Bolívar Díaz,  de Participación Ciudadana y la Comisión de Solidaridad con los Desnacionalizados, dijo que el 66 por cientos de los haitianos que han entrado al país, lo hicieron desde el 2005 a la fecha, “cuando gobernaban los ultranacionalistas”
“Yo creo que todos estamos conscientes de que hace años debió haberse hecho un plan de control de migración que ha sido estimulado por los gobiernos y los empresarios que se benefician  con mano obra que degrada los salarios dominicanos, incluyendo los de todos nosotros”, apuntó.
Organismos internacionales
La comisión también escuchó el parecer de los representantes de organismos internacionales que trabajan en el país como la ONU, UNICEF, ACNUR, Unión Europea, entre otros
Al término Cy Winter, de la Organización Internacional de los Migrantes, dijo que están apoyando del plan de regularización, porque era algo que se necesitaba.
Cree que se está confundiendo este plan con los resultados de la sentencia del TC
“ He visto un ánimo muy positivo” en las reuniones para ayudar a ambos países. Nosotros solo trabajamos las migraciones, como una mujer haitiana que cruza la frontera para dar a luz de este lado”, sostuvo.
El origen
La visita de esta misión  se debe   a la crisis migratoria entre los dos países después de que el canciller haitiano, Lener Renauld, y el embajador dominicano ante la OEA, Pedro Vergés, mantuvieran  un intercambio de posiciones ante el Consejo Permanente de la OEA, que celebró su segunda sesión especial sobre este conflicto.
El Plan de Regularización para Extranjeros indocumentados, cuyo plazo concluyó el pasado 17 de junio, se puso en marcha junto a la Ley especial de Naturalización.