viernes, 31 de julio de 2015

La cámara que evitó la impunidad por muerte de un hombre negro a manos de policía en EE.UU.

DuBose falleció por un disparo en la cabeza después
de una breve discusión con un agente que le
detuvo por no tener la placa de la matrícula delantera.
De no ser por la cámara policial que llevan adosada a su uniforme algunos policías en Estados Unidos, los familiares de Samuel DuBose, que murió de un tiro en la cabeza durante un control rutinario de tráfico, creen que el agente que le disparó hubiera quedado impune.
El oficial Ray Tensing, de la policía de la Universidad de Cincinati (Ohio), mató a DuBose después de pararlo en las proximidades del campus al ver que no tenía la placa delantera del vehículo.
Ocurrió hace diez días. Tensing contó que DuBose, de 43 años, lo "arrastró" con su vehículo al intentar escapar.
Su abogado, Stew Mathews, defendió que el agente, de 25 años y cuatro de experiencia, temió por su vida. "Creía que lo iba a atropellar", dijo.
El video grabado por la cámara que llevaba Tensing publicado este miércoles parece contradecir la versión del policía.

Las imágenes muestran la conversación inicialmente en tono cordial que mantuvieron cuando el agente ordenó a DuBose detener el vehículo.
El policía le pide su licencia de conducir y DuBose reconoce que no la lleva consigo pero asegura que tiene permiso de conducir.
Entonces, el agente pide a DuBose que se desabroche el cinturón de seguridad y baje del vehículo. Se acerca a la puerta y hace ademán de abrirla.
El conductor sujeta la puerta, reclama que no ha hecho nada y enciende el motor. Pone en marcha el vehículo. Se escucha un disparo.
El vehículo avanza unos metros y se oye como se accidenta, fuera del plano mientras Tensing corre hacia él. DuBose fue declarado muerto en el lugar.
Tensing ha sido acusado con cargos de homicidio por los que podría ser condenado a cadena perpetua.
El agente se declaró inocente en la audiencia en la que le leyeron los cargos. El juez estableció una fianza de US$1 millón.
Su próxima aparición en la corte está prevista para el 19 de agosto.
"Esto es sin lugar a dudas un homicidio", aseguró el fiscal del condado de Hamilton (Ohio), Joe Deters, en rueda de prensa.
"(Dubose) no hizo nada violento contra el oficial. No lo estaba arrastrando, y sacó su arma y le disparó en la cabeza".
La familia de DuBose y organizaciones de derechos civiles habían pedido que se difundieran las imágenes de la cámara.
Terina Allen, su hermana, aseguró a la prensa que sin el video la muerte de su hermano hubiera sido descrita como justificada y otros oficiales hubieran corroborado la versión de Tensing.
"Mi hermano iba a ser otro estereotipo más y eso no va a suceder", dijo. "Sabíamos que el video iba a reivindicar a nuestro hermano".
La muerte de DuBose es la más reciente en una serie de casos en que ciudadanos negros han muerto estando bajo custodia policial o durante su arresto.
Las muertes de Eric Garner, un vendedor ambulante en Nueva York, y del joven Michael Brown en Ferguson (Misuri) desataron la indignación de la comunidad negra y protestas después de que los policías involucrados en ambos casos salieran impunes.
El de DuBose en Cincinati vuelve a avivar el debate sobre la necesidad de que la policía de todo el país incluya en sus uniformes cámaras.
Una medida que han solicitado activistas y de la que se ha mostrado favorable el presidente Barack Obama, pero que para algunos plantea dilemas legales sobre privacidad.
"Creo que es seguro decir que este caso va ayudar a la causa de las cámaras policiales en todo el país", dijo el alcalde de Cincinati, John Cranley.
El profesor de Derecho Penal en la Universidad de Cincinnati John Eck señaló al diario New York Times que aunque ha sido un "escéptico" en cuanto al uso de esta herramienta, este caso le ha hecho cambiar de opinión.
Herramienta fundamental
El pasado abril, en Carolina del Sur, el agente Michael Slager disparó y mató a Walter Scott, también de raza negra, alegando que le había robado su arma de descarga eléctrica, según su informe y el de otro agente.
El incidente comenzó después de que Scott fuera detenido por llevar una luz trasera de su vehículo rota.
Sin embargo, un video de un testigo que pasaba por el lugar contradijo su testimonio al mostrar que tras un breve intercambio de palabras con el agente, Scott echó a correr y el policía le disparó por la espalda.
Slager fue acusado el pasado junio de asesinato.