domingo, 28 de junio de 2015

Agresión a Vincho

El ministro de Energía y Minas, hizo público en la semana pasada de una nota para la prensa sobre el manejo cargado de presuntas indelicadezas durante la gestión de Pelegrín Castillo en ese ministerio. Se ha montado una escandalera sin ser constitutiva de delito penal. Pienso que el Gobierno, o sectores de él, acaban de cometer una metedura de pata que tendrá efectos memorables en el país. Han abierto una guerra de retaliación contra el doctor Marino Vinicio Castillo y su familia, que tendrá efectos poderosamente peligrosos para el propio Gobierno. Para ello era necesario una autorización oficial, deducirá el aguerrido abogado, que tirando
fácilmente del hilo sabe como llegar al ovillo. Poner en tela de juicio la gestión de Pelegrín Castillo en una institución broquelada por él es una ignominia de quienes se han lanzado a tan infeliz conjura. Cargos como: “agotamiento de presupuesto antes de lo establecido”; “pagos excesivos a asesores extranjeros y dominicanos”, “nóminas abultadas”, y proyectos que son espumas y burbujas, que es puro hostigamiento. Si usted lo contrasta con las 127 concesiones mineras otorgadas y vigentes; 21 licencias de exploración y 126 solicitudes en proceso, podría entenderse que la corrupción debería aparecer en este litoral, sin embargo, el actual Ministro nos hace comprender de la impecabilidad de estos contratos en donde deben estar involucrados los asesores en las consideraciones técnicas, legales y económicas.
Hay muchos intereses en juego: retaliación por la resistencia y denuncia del doctor Marino Vinicio Castillo a los contratos azucareros y eléctricos concedidos para la CREP (Comisión para la Reforma de la Empresa Pública) en el tiempo que la dirigía Isa Conde y Gustavo Montalvo, cuyos resultados le dieron la razón al doctor Castillo; los intereses particulares manejados con los públicos que fueron afectados por la posición responsable del ex - ministro Castillo Semán con respecto a proyectos energéticos cuestionados.
El ministerio de Industria y Comercio adjudicó una autorización en “minutos” para la instalación de una terminal de gas que fue objetada por Energía y Minas, que consideró inadecuada su instalación en el lugar concedido por Industria y Comercio. Pero además, hay que agregar el conflicto Fomper no menos comprometedor y cuyo destinatario es conocido totalmente, y que el líder de la FNP le ha dedicado especial atención por lo grave y perjudicial que es para el país, y la cancelación de licencias de explotación petrolífera a una empresa poderosa.
Es decepcionante que el odio y el encono expresado en esta agresión se ampare en el uso del poder, error garrafal de pretender con una información hecha pública con amaño, olvidar el carácter difamatorio, y que implica de inmediato responsabilidades a las cuales se verá obligado el doctor Marino Vinicio Castillo a responder, y todo el país conoce que él es un combatiente que sabe depurar estas deslealtades en los terrenos más enriscados. Él que dispone ya de suficiente información delicada como para adoptar decisiones dirigidas o poner en el escenario público nacional e internacional, complicadas transacciones llevándolas con un discurso hasta las últimas consecuencias, sin modularlo y con el componente jurídico y político que no pueden separarse. Vincho siempre lleva consigo la legalidad carismática. Así que los malentendidos que circulan con respeto a la FNP y sus líderes, empezando por su debilidad, que es evidente como partido de masa, pero siempre fuerte en la capacidad operativa de defensa de los intereses nacionales, que los hace sin límites y sin cortapisas, deberían pensárselo mejor quienes dicen estar convencidos de esas creencias.
Por Manuel Fermín ;-