sábado, 7 de febrero de 2015

Politólogo: EE.UU. cree que tiene "licencia para matar"

La doctrina de excepcionalidad de EE.UU. es un axioma para los políticos contemporáneos estadounidenses, puntualiza el analista político Sheldon Richman. Piensan que las reglas del juego en la arena internacional son iguales para todos menos Washington, insiste.
"Hoy en día vemos las señales de la doctrina del excepcionalismo estadounidense por todos lados. La política exterior de EE.UU. no se limita de la misma forma que los funcionarios estadounidenses esperan que esté limitada la política exterior de otros países. EE.UU. es un país especial, un país elegido. Entonces, las reglas son diferentes", detalla Richman, vicepresidente de la fundación 'The Future of Freedom' ('Futuro de libertad').
"Se refiere sobre todo a asuntos internacionales. Allí el Gobierno y su personal creen que pueden hacer todo lo que consideren necesario para llevar a cabo sus objetivos, incluyendo cosas que marcarían a cualquier otro gobierno o persona de criminal", insiste el analista.
Estas señales se notan claramente en la falta obvia de interés alguno por parte de los ciudadanos estadounidenses de llevar la élite gobernante del país a rendir cuentas por sus guerras de agresión, abuso de prisioneros, detención indefinida, vigilancia masiva, genocidio patrocinado y ocupación, destaca Richman.
"¿Se enfrentarán George W. Bush, Dick Cheney y Donald Rumsfeld a cargos por su agresión contra Irak y Afganistán? ¿Por sus programas de tortura? ¿Tendrá Barack Obama un día que defenderse de las acusaciones de asesinato por las muertes que causaron sus drones? (…) Desde luego que no. Los gobernantes de EE.UU. no deben temer un juicio. Tienen licencia para matar", concluye el analista.