Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

lunes, octubre 30, 2023

El desmadre de la gleba

La masa viciosa que simboliza el declive moral de la sociedad protagonizó el sábado en la noche uno de los más desvergonzados episodios de vandalismo en la Zona Colonial.
Aguijoneados por la oferta de que allí había una mina de papeletas, centenares de jóvenes provenientes de distintos barrios invadieron calles y negocios tras el botín.
Causaron destrozos, tiroteos, interrupción del tránsito y actividades sociales, voltearon zafacones de basura y transformaron el sector en una especie de zona libre para los desenfrenos.
Una especie de Calle 42, donde la perversidad, la drogadicción, el consumo ilimitado de alcohol y probablemente de fentanilo es la estampa común, de noche o de día.
Esta inesperada invasión de la gleba puso en evidencia la vulnerabilidad de una zona que representa un patrimonio histórico de la humanidad, mal protegida e insegura por una escasa e ineficiente autoridad para el orden.
Siendo un apropiado destino turístico, sometido en los últimos meses a un esmerado trabajo de remodelación y embellecimiento, este desmadre jamás debió ocurrir.

Pero se produjo, por la misma razón en que otros sectores de la urbe capitalina y de algunas importantes ciudades se han convertido en antros al aire libre, donde se regodea y se deleita una gleba parasitaria, tristemente conformada por jóvenes.
Una muestra fehaciente del libertinaje que ha promovido el consumo de drogas, el pandillerismo y la tentación delictiva, todo para la búsqueda de dinero fácil a costa de una cultura del irrespeto a las costumbres y valores morales, a la ley y a la autoridad.

Los responsables de estas tropelías y destrozos en la zona colonial tienen que recibir las sanciones civiles y penales que les caben por este increíble estropicio.
Y a partir de esta amarga y bochornosa experiencia, la vigilancia y la seguridad tendrá que hacerse más estricta y eficiente, para evitar que el esplendor y los atractivos de esta zona histórica y turística queden malogrados por culpa de unos cuantos buscavidas y viciosos que tratan de aposentarse en ella.
Tomado del editorial de
El desmadre de la gleba
de la fecha
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario